‘No, gracias’. Nosotros y nuestras citas

Quiero creer en ese mundo en donde un simple «no, gracias«, hace toda la diferencia, ¿qué opinan?, ¿lo intentamos?

 

Todos, me incluyo, hemos caído en la gran tentación de tomar el levante virtual como si fuese algo que se aparta de la realidad, fácilmente nos escudamos en el anonimato y la distancia física, y tratamos a los demás como si fuesen robots, o simplemente, no fueran humanos.

Dejamos de contestar, bloqueamos, eliminamos, sin aclarar nunca nada, ni decir un simple ‘no, gracias’, algo que sin duda podría dejar a la otra persona más satisfecha, gracias a la claridad que te da una respuesta… sí, una respuesta, nos cuesta mucho dar una simple respuesta.

Está claro que el catálogo de opciones que nos dan las redes sociales y apps de levante, hace que terminemos devaluando a la persona, viéndolos como objetos, y eso, nos lleva a simplemente no dedicarles el tiempo que cada ser humano merece. Nos llegue a gustar, a interesar, o no esa persona, merece una respuesta.

Entiendo que por la velocidad de las cosas, el multitasking y demás, la mayoría de las veces es más fácil actuar de esta manera, sin embargo, se imaginan lo diferente que sería el mundo si al menos nos tomásemos el tiempo para decir: ‘no, gracias’.

Al final de cuentas, creamos o no en ello, todo lo que das, recibes, todo se regresa, y si no me creen, analicen las veces que también les ha tocado a ustedes estar del otro lado. Tristemente nos volvemos cínicos y terminamos haciendo lo que nos hacen y así el ciclo nunca termina.

Y aunque no lo crean, todo puede empezar a cambiar con una simple acción individual de dejar de hacerlo, nos tomará unos segundos, pero si cada uno va sumando sus segundos en estos pequeños actos de respeto y cariño hacia los demás, poco a poco iremos cambiando nuestra realidad del mundo.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí