Cuarto Oscuro, el programa más pvt0 de Jujuy

Cuarto Oscuro una de las joyitas norteñas de la radio, uno de sus secretos mejor guardados.

 

El 18 de marzo arrancó Cuarto Oscuro, el programa jujeño de Rodrigo Moltoni.
Rodri además de conducir el programa, es diseñador gráfico de profesión y docente. Además tiene su propia editorial llamada Ben Proyect, una rara avis pero entre las editoriales independientes de allá.

Rodri es “un oso tatuado con piercings” como él dice, pero además también es un gran coleccionista. En su living y su espacio de laburo tiene innumerables cantidades de figuras, entre las destacan sobre todo las de villanos con usos problemáticos de esteroides.

Como putes muy distintos y a la vez muy cabezas que somos -cada una con sus locuras, pues- pudimos encontrarnos en el laburo editorial, el diseño y el arte drag. El año pasado le seguí muy de cerca el paso a paso de lo que en un momento se llamó Darkroom (para quien no sea una estudiosa en la materia del porno y yire gay aclaro: es una tetera o un espacio para tener sexo anónimo), y que terminó llamándose Cuarto Oscuro, principalmente porque a Rodri le cuesta pronunciar las erres.

Y como quiero que todes les putes que hacemos cosas en el norte nos conozcamos y que podamos encontrarnos en nuestros quehaceres, quiero presentarlo. Creo que Rodri también lo desea porque veo mucho de eso en su programa, esa potencia de generar encuentro. En fin, que la disfruten.

– Contame sobre la genealogía de Cuarto Oscuro 
En el 2000 arrancamos un programa en Radio Universidad que se llamó La zona muerta. En ese momento estudiábamos en la Facultad de Ingeniería y habíamos descubierto que por ser estudiantes teníamos un espacio gratuito en la Radio, así que presentamos un proyecto y nos lo dieron. Era un programa rocker, hablábamos sobre cine y sobre cómics también. Lo sostuvimos con un grupo de amigos y después con un amigo en particular, Martín, que era como mi versión hetero. Nos duró unos 4 años más o menos el programa. Pasó que nos fueron moviendo el horario, ya no era de noche entonces tuvimos que cambiar un poco los temas, teníamos menos tiempo entonces tuvimos que condensarlo. Además la Radio Universidad tenía ciertos filtros que había que respetar, no podías decir cualquier cosa al aire y nos pasó un par de veces que nos querían bajar el programa por alguna boludez. Después mi amigo se cambia de carrera y yo también, se nos complica la vida un poco y lo dejamos.

Así que entonces ahí comienza tu nidito de amor radial
Mucho antes quizás, cuando estaba Fernando Peña vivo me encantaba, por ejemplo. Unos amigos Buenos Aires me pasaban material, me divertía mucho. Lo seguía en sus sketchs, en cosas que salían los programas radio y también en televisión. Incluso tengo el libro de Gracias por volar conmigo que me encanta. Era un friki lindo, me gustaba mucho él, lo decidido que era y la impronta que tenía delante de la gente, como se paraba, le chupaba un huevo todo, entonces me encantaba. Por otro lado cuando era más joven también lo seguía a Juan Castro. Lo seguía por muchos motivos, me gustaba cómo hablaba y me gustaba él, así que esos eran como mis referentes.

– ¿Qué fue lo que te hizo volver a hacer radio? 
El año pasado en medio de la cuarentena empiezo a trabajar con La Vuelta Radio Online, una radio que se gestó en febrero del año pasado y creció en medio de la pandemia. Me llaman en realidad para que haga la parte diseño gráfico y la comunicación para redes. En el medio de todo este quilombo del COVID me ofrecen un espacio radial que rechazo porque estaba muy complicado, pero mi esposo comienza a hacer otro programa, La máquina de vapor.

El año pasado llegó un momento en el que todo se tornó muy complejo con el aislamiento, con el laburo, de golpe no había horarios y la situación hizo que me distancie de muchas relaciones. Había hecho una crisis muy fuerte y necesitaba un cable a tierra, así que un día le caigo a una reunión a Laura Barberis, la directora de la radio, y le pido un espacio. Ella ya me conocía de Radio Universidad, me había escuchado en La zona muerta y fue una de las que promovió ese espacio. Me preguntó qué quería hacer y entonces le dije que quería hacer algo como La zona muerta… pero gay. Quiero hacer algo que sea como yo.

– Como vos, pero con 15 años de bear-evolución
Sí, todos estos años he perdido ciertos prejuicios o miedos. Yo salí del closet hace muchísimo tiempo, pero digamos que todavía me cuidaba un poco en ciertas cosas, respetaba ciertos espacios. Cuando comencé el año pasado, me pidieron que haga un piloto de lo que sería el primer programa, y por un momento barajé usar un seudónimo, por ejemplo. Porque más allá de que salí del closet, de que estoy casado con Marcelo y todo eso, también soy profesor en un secundario, y Jujuy tiene sus cosas. Pero el programa va a partir de las 10 de la noche, ya es horario de protección al menor. Si alguien lo escucha lo hace bajo su responsabilidad y fue también hacerme cargo, ¿no? Decir “bueno, Cuarto Oscuro es conmigo, es con Rodrigo Moltoni, y es hoy.”

Me pasó primero de soltar un poco el filtro con mi Facebook. Comencé a publicar lo que se me cantaba el culo. Entonces quería que el programa sea eso mismo, todo lo que yo era: soy un oso tatuado, con piercings, me gustan los villanos, el cine de terror, los videojuegos, el animé, James Bond, colecciono figuras. Me gusta el rock alternativo e industrial, escucho Placebo, Diablo Swing Orchestra, Lacrimosa… Entonces quería hacer un programa gay en donde yo pudiera hablar de todo eso y en el medio pasar música desde Marilyn Manson o Rammstein hasta Fangoria, o temas metaleros de covers de Lady Gaga o de Cher, y volver y hablar de porno. Siempre hablar de porno.

– Está esa seña en el nombre y también en la estética de los flyers, se nos podía ver a las invitadas a través de un glory hole. Lo del porno, digo.
Sí, en un principio se iba a llamar Darkroom, pero como lo pronuncio mal porque tengo prueba con la erre lo cambié a Cuarto Oscuro. Me acuerdo de que en su momento con La zona muerta cuando estaba con Martín intentaba primero buscar palabras que no tengan erre, porque yo tengo un problema con la erre, porque correr suena a coger cuando hablo. Darkroom, Cuarto Oscuro, la intensión era la misma, ¿no? Reflejar eso, un lugar donde podés hacer lo que quieras.

– Y con mucha gente adentro, porque has tenido muches invitades.
Sí, lo que pasó fue que la radio en ese momento cerró el estudio y comenzamos a trabajar desde la casa. Y comenzó a tomar fuerza la cuestión tecnológica, digital, de si sos creadorx liberar contenidos para que la gente se quedara en su casa, de abrirse también oportunidades que antes casi no estaban como por ejemplo la de los talleres a distancia. Se facilitó ese contacto virtual de volver al chat, a la videollamada, de buscar un poco también hacer cosas con lo que hay.

También con esto de la pandemia, como te decía, uno de golpe se despegó de mucha gente. Entonces estaban estas ganas de sobre todo poder charlar con otres lo que estaba pasando, escuchar también, me parece. Porque si hay algo que me encanta es contar historias y que me cuenten historias, porque siempre tienen una historia de vida. Todo en el medio de una noche donde te paso música.

Entonces hice una lista de gente y empecé a escribirles no sólo a gente de Jujuy sino de otras partes del país o incluso de Chile. Bocha de gente que fui conociendo a lo largo de muchos años, con la que por ahí incluso resultó ser como medio gracioso, porque hubo gente que la conocí por lugares virtuales de levante, en eso en sitios leathers, sadomasoquistas, y después nos hicimos amigos. También gente que conocí en el viejo ICUI (un programa para videoconferencias con salones adultos) que era, por ejemplo, un salón de fumadores. Entonces si bien Cuarto Oscuro solo pasa… solo se hace el streaming de audio, por ahora, era esto también de que fumábamos al aire, nos tomamos algo y charlamos.

– ¿Tenés otros programas de Jujuy de los que te inspirás afanosamente?
Sí, sobre todo Diego Martin Ruiz con un programa que se llama Séptimo Barman y por otro lado Laura Barberis tiene un programa que se llama El ojo de la tormenta. Esos son, digamos, la inspiración de Cuarto Oscuro como un programa donde pasás música, tirás info y de golpe charlas con gente y te vas. Un poco sin que esté tan pautado, ¿no? charlar y cuando se está terminando el programa, se está terminando el programa. Sobre todo esto de que el invitado/invitada se sienta muy cómodx, eso me gusta. Suelo preguntar antes de qué quiere hablar y de qué no, por ejemplo, y después la charla se iba dando.

– Contanos perlitas de la temporada del año pasado que te quedaron
Año pasado pasó desde una transformista hasta Marco Berger, Pablo Pérez, la Astromostra, Hernán Apablaza… pude hacer 10 programas. Entre las perlitas del año pasado… bueno frases que quedaron como Patricio Dezalot (XD) diciendo “chupar una pija en el parque también es un acto político”, o Pablo Pérez hablando de que finalmente se dio cuenta que podía vivir sin coger. Después de eso me sugirieron que intente modular un poco más a les invitades por el tema de lenguaje y Jujuy que tiene esta cosa tan conservadora. Pero en realidad ya está, estaba todo más que bien. Después, bueno, me pasó que seguíamos charlando con Pablo Pérez y con Hernán Apablaza y ya se me había acabado el tiempo de programa y tuvimos que despedirnos juntos y fue medio gracioso. O Luis Barrios, que había tomado una birra y estaba mucho más alegre que yo cuando estábamos haciendo el programa, y con él cerramos el 2020 en diciembre.

Creo que el programa en el que más nervioso estuve fue en el que entrevisté a Marco Berger porque al principio entrevistaba a gente que conocía, y bueno, después me animé a empezar a investigar a gente que no conocía como él, que no conocía personalmente más allá de sus películas quiero decir. En esa entrevista me hice todo un tema sobre cómo pronunciar “Berger” y encima después le dije MarcoS. Pero me divertí muchísimo con todes, en realidad. El programa me sirvió mucho, me hizo bien.

– Y la audiencia, ¿qué tal?
De golpe me paso mucho que había más heterosexuales que gays escuchando el programa. Lo que era un poco raro, ¿no? Porque obviamente todo el tiempo la gente se da cuenta que soy pvt0 y que estoy haciendo un programa con otres pvt0s, con transformistas, chicos trans como Jimmy, por ejemplo, que es de acá de Palpalá. Pero a la vez que sea muy naturalizado en el sentido de que en ningún momento empiezo el programa diciendo “Este es el programa más gay de San Salvador de Jujuy” porque no lo es, también hay otros programas. Pero sí creo que es el programa donde empezás a hablar de todo y en el medio puedo decir “hay un tipo que me encanta y bueno, nada, me gusta el porno tal, y esto, y aquello…”, como un cóctel donde uno puede ser como se le cante el culo y que es algo que por ahí me ha me ha costado mucho. Yo tengo ahora 40 años y fue cómo construir mi personaje durante todos estos años, un personaje que por ahí no es el estereotipo gay, y que a veces incluso me he sentido como fuera de lo que es ese ambiente.

– ¿Cómo es la radio en Jujuy?
Y Jujuy en particular lo que hay es una cuestión muy protocolar respecto a ser locutor, siempre fue así. Pero incluso ahora quienes son más jóvenes que hacen programas tienen toda una cuestión protocolar y por ahí muy estructurada. Pero nada, qué se yo, yo no tengo formación en locución, de hecho hablo muy como el culo, entonces por ahí estaba la cuestión de si iba a hacer radio o no. Pero después me chupó un huevo. Acá hay locutores o locutoras que enseguida saltan contra gente que está haciendo radio, que no te bardean directamente pero uno se va enterando. Igualmente me chupa un huevo porque sigo haciendo el programa.

– Terminá de subir la primera tanda a Spotify, Rodri
Sí, no me puse las pilas todavía en seguir armándolos como podcast, pero parte del programa ya está en Spotify. Lo que pasa es que al no tener el estudio y laburar desde casa trabajamos con lo que hay, entonces por ahí hay problemas de micrófono, se corta internet y todo eso después hay que editarlo, hay que trabajarlo al podcast. Ojalá algún día tengamos estudio de nuevo, pero aún así que se siga usando la virtualidad para poder entrevistar a cualquiera en la comodidad de su hogar.

– ¿Y los preparativos de esa season two?
Este año comenzó el jueves 18 para ser más preciso.  La apertura tiene la estética de lo que teníamos nosotros en La zona muerta con Martín, que era una voz muy gruesa y masculina que diga “Estás escuchando Cuarto Oscuro” y que de golpe te largue un tema Miranda, por ejemplo, generar ese contrate. Tengo también un par de propuestas, y si dan los horarios se va a transmitir en paralelo por FM Latina y Raíces Radio.

Ahora estoy armando una lista para hacerle a más gente del NOA, así que empezar con gente de Jujuy, empezar tal vez con Ludmila Pardo, que es una transformista de acá de Jujuy, que ya estuvo el año pasado, que fue quien lo inauguró, se autoproclamó madrina. Me encantó la onda que tiene, entonces voy a empezar con ella. Aparte hizo muchas cosas en vacaciones así que me parece muy interesante que cuente como fue la movida, qué tal qué tal le fue a ella y a la gente en medio del contexto de pandemia.

Después si tengo muchas ganas de irme por el lado teatral y de hablar con gente del teatro del NOA y también con un cineasta de acá y con un chico trans que escribe poesía y también conseguí contactarme con rockers gays jujeños. La cuestión editorial y de escritura quiero que esté siempre presente cada tanto el programa. Y bueno, nada, estoy por ahí escribiéndole a la gente, viendo si puedo entrevistarlo a Beltrán, el oso no binario que ahora también es modelo de una marca conocida de calzoncillos, y a otra gente. Sí se me hace como más complejo este año porque el año pasado empecé en octubre y fueron pocos programas, sólo 10, y este año voy a tener un año bastante largo por delante así que iré viendo a qué gente entrevisto, siempre hay para hacer dulce.

Y bueno, creo que todavía hay que laburar mucho el tema de visibilizar más el programa, ¿no? Y seguir hablando de lo que se nos cante el culo, y lo que nos pasa a diario. Para mí eso es lo más importante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí