Diferencias entre estar enamorado y estar solo por placer

Hay una línea muy fina entre estar enamoradx y estar seducido solo por placer que disfrutas junto a esa persona.

 

Solemos pensar, además, que el amor está relacionado con lo romántico, pero no siempre es así. En las siguientes líneas puedes encontrar la diferencias entre ambos fenómenos.

1. La obsesión, deseo y adicción
El enamoramiento es un sentimiento muy intenso, que puede desarrollarse rápidamente y que tiene mucho que ver con la cascada neuroquímica que se produce en nuestro cerebro. En esta casada neuroquímica intervienen neurotransmisores como la dopamina, la serotonina o la noradrenalina, por lo que suele decirse que al amor (en realidad debería ser el enamoramiento) es como una droga.

2. Diferentes formas de amar
Solemos utilizar amor y enamoramiento de manera indistinta. Si bien el amor y el enamoramiento no son iguales, tampoco todo es amor romántico. Existen, por ejemplo, el amor de madre y el amor propio. Es decir, hay distintas maneras de amar. Además, en las relaciones de pareja también pueden caracterizarse por diferentes clases de amor.

3. Racionalidad
Tanto el amor como el enamoramiento son fenómenos complejos igual que las relaciones interpersonales amorosas. Puesto que en el enamoramiento las emociones son muy intensas y se produce la cascada neuroquímica que afecta a la percepción de los individuos, también suele ser un fenómeno más irracional, en el que el enamorado ve a su pareja como perfecta, maximizando sus atributos positivos y minimizando sus defectos. No obstante, el amor es más racional y la persona no siente ese inmenso deseo y obsesión por estar con la otra persona.

4. El paso del tiempo
El enamoramiento puede aparecer al poco tiempo de conocer a la persona, porque intervienen las expectativas, la atracción física, el misterio, etc. El amor en cambio, es una motivación que tarda en aparecer y tiene más que ver más con el afecto y la comunicación.

5. Imagen de perfección
Al ser más racional el amor, no crea esa imagen idílica de la otra persona. En cambio, el enamoramiento nos hace sentir “drogados”, pensando constantemente en el otro u otra, el o la cual tenemos en un un pedestal.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí