Quiso donar plasma y no lo dejaron por haber tenido relaciones sexuales con un hombre

Emiliano se recuperó del coronavirus y realizó la inscripción para ser voluntario de donación de plasma.

 

Emiliano Ivaldi es un joven santafesino de 29 años recuperado de Covid-19 que se presentó como voluntario para donar plasma a pacientes que están atravesando la enfermedad.

Este sábado compartió en sus redes sociales una publicación donde relata lo sucedido en el hospital Eva Perón de la ciudad de Granadero Baigorria, donde los profesionales de la salud se negaron a realizarle la extracción de plasma luego de afirmar que tuvo relaciones sexuales con un hombre en el último año.

Emiliano relató: «Hoy empezó mi proceso de donante voluntario. Me llamaron por teléfono ayer diciéndome que hoy me podía presentar en el hospital de Granadero Baigorria, en el Eva Perón. Después de la charla telefónica, me iba a entrevistar un médico. Me levanto temprano, me voy para el Eva Perón, voy al sector de hemoterapia. Me estaban esperando dos médicos. Nos pusimos a hablar de la donación de plasma. Me preguntó si yo tenía experiencia con donaciones y le dije que sí, de hecho doné sangre por primera vez a los 19 años. Después estoy en el registro de Rosario como donante voluntario y cuando necesitan me llaman».

«Cuando veo el formulario para donar sangre, te empiezan a preguntar los datos personales y hacer preguntas para despejar situaciones de riesgo. Si tomaste algún medicamento, si tuviste relaciones sexuales sin protección, o relaciones sexuales con pacientes HIV positivo. Hasta que llega a una parte del formulario que yo vi, que es ‘si tuviste relaciones sexuales con un hombre en el último año’. El médico ya sabiendo, yo ya le había dicho que era homosexual. Le digo que sí, hace cuatro años que estoy de novio con mi pareja estable. Y cuando le terminé de decir eso, deja la lapicera a un costado. Yo ya dije ‘la voy a pasar mal a partir de ahora’«, manifestó.

«Y me empezó a explicar que en realidad no tenía que ver con una cuestión discriminatoria por ser homosexual, sino que tenia que ver con una escala de riesgo que podía llegar a presentar mi sangre. Porque las prácticas sexuales eran muy diferentes. Año 80. Así que ahí empiezo el debate con él: no puede ser, porque yo tengo 29 años y llevo diez años haciendo procesos de donación, participando de campañas. Diez años donando hasta tres veces por año. Y que hoy me tenga que encontrar con una misma situación que me encontré en el 2011, realmente me destrozó. No pude decirle nada, él seguía explicándome del período de ventana, de las infecciones. Investigando encontré que ese formulado (sic) no existe más. Es imposible que te lo pregunten porque ya se modificó la Ley Nacional de donación de sangre, porque tiene un tilde discriminatorio tremendo, cargado de prejuicios y segregación«, abundó.

«Salí de la sala de hemoterapia y no pude más. Se me vinieron a la mente un montón de situaciones, un montón de insultos y frases que se siguen usando hasta hoy en día. Cuando a veces nos encontramos muy bien, decimos bueno, ‘no es tanto como antes’. Antes era peor. Pero ahora no es lo mejor. Que sigan sucediendo este tipo de cosas, realmente ni siquiera se cómo explicarles cómo me sentí: rechazado, discriminado, sucio. Sucio. Me sentí sucio», lamentó.

Las restricciones para donar sangre por orientación sexual se modificaron en Argentina en septiembre de 2015 con las resoluciones 1507, 1508 y 1509. Según el comunicado que realizó el ministerio de Salud por aquel entonces, se puso fin «a la discriminación institucional hacia la comunidad LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales), a quienes se les impedía donar, y a la exigencia por parte de los hospitales de reposición de sangre a un paciente que necesite o no transfusiones».

La Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA) puso fin a la prohibición de 32 años sobre la donación de sangre de hombres homosexuales y bisexuales en diciembre de 2015, aunque con restricciones: los hombres homosexuales o bisexuales deben haberse abstenido de tener sexo oral o anal con otro hombre durante al menos un año antes de donar.

La FDA sostuvo que la evidencia científica respalda dicha determinación. «El período de ventana de 12 meses está respaldado por la mejor evidencia científica disponible en este momento. Continuaremos investigando activamente en esta área y revisaremos nuestras políticas a medida que surjan nuevos datos», señalaron en un comunicado.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí