Excluyen a personas con VIH de pruebas para vacuna contra COVID-19

Sin sustento científico alguno, uno de los laboratorios que desarrollan la vacuna contra la COVID-19 excluye a las personas con VIH de sus pruebas

 

La organización AIDS Action Baltimore acusó al laboratorio Moderna, con sede en los EEUU, de excluir a personas con VIH de las pruebas para su vacuna contra la COVID-19

Además, la agrupación denunció a través de una carta dirigida al director del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés) que con esto se incumple la promesa de que la comunidad con VIH tendría representación en las pruebas clínicas relacionadas con la COVID-19.

No habrá datos sobre la efectividad
El pasado 27 de julio el laboratorio Moderna abrió la lista para las personas que quisieran inscribirse como voluntarios en las pruebas para su vacuna contra la COVID-19. Sin embargo, AIDS Action Baltimore denunció que la convocatoria excluye a personas con VIH. Esto a pesar de que expertos indican que los adultos con condiciones médicas preexistentes en condiciones estables son elegibles para las pruebas.

La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), indica que las pruebas de las vacunas para la COVID-19 deben asegurar la representación de adultos mayores y personas con enfermedades simultáneas.

De acuerdo a AIDS Action Baltimore, el peligro radica en que, si la FDA aprueba la vacuna del laboratorio Moderna, no existirían datos sobre su efectividad en personas con VIH: «Se le prometió a la comunidad con VIH que tendría representación en todos los aspectos de las pruebas clínicas sobre la COVID-19. Sin embargo, todo lo que vemos es una dilación que ahora parece intencional».

Sin sustento científico
Por otro lado, AIDS Action Baltimore denunció que no existe sustento científico para excluir a las personas con VIH de las pruebas de la vacuna contra la COVID-19: «Gracias a la llegada de la terapia de triple combinación antirretroviral el VIH no es sinónimo de un ‘estado de inmunodeficiencia‘ desde hace dos décadas».

Asimismo, la organización indicó que las pruebas de la vacuna deberían representar a las poblaciones más impactadas por la COVID-19. En particular, mencionaron que las comunidades de personas de color experimentan altos índices de contagio de VIH y COVID-19.

Cabe mencionar que la COVID-19 impacta la capacidad de los gobiernos para atender a los pacientes con VIH. En ese sentido, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH y el sida (ONUSIDA) pidieron mantener las medidas de prevención y apoyo.

Sin duda, es de suma importancia garantizar que no haya discriminación hacia las personas con VIH

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí