Cómo las mentiras van a destruir tu relación de pareja

Las mentiras son bastante graves cuando se dicen en medio de una relación con tu pareja y muchas veces podrían destruir su vínculo.

 

Y aunque parezca que a veces es más sencillo resolver problemas con una mentirita blanca por aquí y otra por acá, esto afecta directamente la intimidad con tu pareja.

La confianza es frágil

Muchas veces las mentiras pueden servir para sacarnos de un apuro. Quizá en la vida cotidiana no pueden destruir nada, pero no funciona igual en las relaciones de pareja.

La psicóloga Darlene Lancer explica en un artículo para Psychology Today que cuando se decide iniciar una relación emocional con alguien, se requiere de honestidad. Si queremos que funcione necesitamos que la otra parte conozca quiénes somos.

No solo son las mentiras las que destruyen tu relación de pareja. También hacen mucho daño las oraciones ambiguas o esas verdades a medias que usa la gente para manipular la información a su antojo.

Una mentira es como un cerrojo que ponemos a una puerta para que las otras personas no puedan entrar a los cuartos de nuestros verdaderos sentimientos. Y si solo los dejamos por encima, tendremos a una persona deambulando por todas las partes superficiales de uno mismo, sin permitirle ver lo que nos hace fuertes y a la vez vulnerables.

Esto sin contar la culpa. Lancer también habló sobre cómo la persona que miente puede sentir una constante incomodidad por guardarle un secreto a su pareja. Además, puede transformar la manera en la que nos observamos a nosotros mismos, poniendo en duda todo nuestro esquema de valores.

Ya mentí, ¿cómo lo arreglo?

Cuando se hacen evidentes las mentiras, no hay soluciones fáciles que puedan evitar el dolor que los va a dañar e incluso destruir.

Para empezar, la confianza estará dañada y en la cabeza de tu pareja pueden surgir preguntas sobre si has mentido en otras cosas.

Esta situación, de acuerdo con el experto Robert Taibbi, es parte de un ciclo de mentiras que no parece tener fin. Este ocurre cuando pareja A siente que pareja B se enojará por algo, entonces pareja A miente para que pareja B no se enoje.

Lo mejor para evitarlo es que ambos comiencen a hacer pequeños cambios. Pareja A debe controlar el miedo de que pareja B se enoje y asumir las consecuencias de sus acciones. Por su parte, pareja B debe ser más vocal sobre sus sentimientos y no dejar que la controlen, y explicar directamente las cosas que le molestan sin iniciar una discusión.

Esta dinámica debe tratarse, según el experto, por lo menos unos 3 meses. Debe dejarse de recordar lo que ocurrió en el pasado como recriminación e intentar empezar desde 0.
Aunque claro, si no ven cambios significativos en su dinámica, quizá sea tiempo de decir adiós.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí