Escupir

 

El célebre filósofo griego Diógenes dejó una cita memorable: “En la casa de un hombre rico, no hay lugar para escupir excepto su cara”. ¿Chocante? Tal vez. ¿Excitante? Para millones de hombres homosexuales, parece ser así.

Al igual que una axila masculina sudorosa, el acto de escupir puede evocar de inmediato una reacción de disgusto. Después de todo, ¿qué tiene de atractiva una sustancia líquida que contiene enzimas digestivas, ácido úrico, electrolitos, proteínas formadoras de moco y colesterol? Estos son los compuestos que componen la saliva, una sustancia que nos ayuda a descomer los alimentos, tragar y mantener nuestros dientes limpios.

¿Te resulta excitante? Probablemente no. Sin embargo, cuando llevas el acto de escupir al ámbito íntimo, de repente adquiere un significado completamente diferente para muchos hombres homosexuales.

Ya sea que ames u odies el acto de escupir (o que te escupan, especialmente durante las relaciones sexuales), este es otro fetiche popular en nuestra comunidad. Es conocida como salofilia y aunque existen nombres elegantes para otras preferencias relacionadas con fluidos corporales, como la urofilia (orina) o incluso la emetofilia (vómito), aún no parece haber un término oficial que describa la atracción sexual asociada con el escupir.

El término más cercano podría ser el “fetichismo húmedo y desordenado” (WAM), también conocido como “sploshing“, que implica la excitación al aplicar grandes cantidades de una sustancia sobre la piel desnuda, ya sea el cuerpo o el rostro.

Sin embargo, según algunas conversaciones con amantes de la saliva en la comunidad queer, el fetiche de la saliva no se trata tanto de tener la sustancia en sí sobre el cuerpo, sino del acto de transferirla de una persona a otra. En otras palabras, se trata más del acto de escupir que de la saliva en sí.

Ya sea escupir en el pecho de alguien durante un acto de dominación agresiva o dejar caer seductoramente saliva de una boca a otra durante un juego previo intenso, los amantes de la saliva tienen diversas razones por las que les atrae esta sustancia pegajosa y translúcida. Hablamos con varios de ellos, y cada uno ofreció una perspectiva interesante sobre por qué encuentran excitante este acto.

Para Diego de 28 años escupir representa un acto de marcar el territorio. Ha hecho esto desde que tiene memoria, como un gesto instintivo que realiza en el urinario de un baño público antes de usarlo. Lo describe como una forma de establecer su presencia y comunicar a los demás que mantengan la distancia. Siente lo mismo acerca de escupir en una pareja dispuesta.

Diego continúa describiendo que, durante el sexo, le gusta la idea de “dominar” a su pareja escupiendo sobre ella. Sus amantes aprecian su actitud “agresiva, cruda y autoritaria”, que asocian con la masculinidad. Lo compara con algo cercano al BDSM, donde puede asumir el papel de “maestro” que escupe a su “sumiso” de manera consensuada, creando una experiencia ardiente y diferente.

Por otro lado, Marco, un hombre blanco de unos 40 años, tiene una razón distinta para disfrutar de que lo escupan en el dormitorio. Para él, se trata de añadir una lubricación adicional al escenario.

“La saliva es la forma más íntima de lubricación, ya que proviene directamente del cuerpo de tu amante. Es húmeda, sensual y natural. Puede hacer que el sexo sea mucho más personal entre tú y tu pareja”, explica.

Marco prefiere usar saliva en lugar de lubricantes comprados en la tienda, ya que siente que es más auténtico y crudo, eliminando cualquier barrera que pudiera existir entre los cuerpos y sus fluidos naturales.

Parece que el fetiche por la saliva no desaparecerá pronto. ¿Y por qué debería hacerlo? Si decides explorarlo, quién sabe, podrías encontrarlo estimulante.

Fabian S.
Fabian S.https://lgcba.com
CEO y fundador de LGCBA.com. Me interesa todo lo relacionado a recursos humanos, el turismo y el marketing digital. Soy Consultor de Social Media con experiencia en diversas plataformas de comunicación digital. Consultor / asesor en proyectos apuntados al segmento LGTTB

“Calzón con aroma a….”

 William Levy, reconocido por su papel como Sebastián Vallejo en la exitosa telenovela colombiana 'Café con aroma de mujer', que se emite diariamente por...

Preocupante aumento en la falta de uso de preservativos entre hombres queer

 Un reciente estudio publicado en AIDS and Behavior ha puesto de relieve preocupantes tendencias en el uso de preservativos entre hombres queer en Estados...

Detenido por ser gay en Qatar

 Un hombre con doble nacionalidad mexicana y británica, Manuel Guerrero, se encuentra detenido en Qatar desde el 4 de febrero tras un presunto arresto...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí