Ganímedes, el joven amante de Zeus

 

Ganímedes era un joven de Troya. Su belleza no tenía paralelo, y por esa razón, Zeus lo secuestró y lo llevó al Olimpo para que fuera su copero y amante. El mito de Ganímedes es un paso importante en la historia queer, pero también hay un lado oscuro en la historia. Aunque ninguna de las fuentes menciona la edad de Ganímedes, se supone que era bastante joven, probablemente un adolescente. En consecuencia, este mito puede estar relacionado con la antigua pederastia griega. Entonces, averigüemos quién era Ganímedes y qué puede decirnos su mito sobre la antigua religión y sociedad griega.

El mito de Ganímedes fue especialmente popular entre los griegos y los romanos. La primera mención registrada de Ganímedes se encuentra en la Ilíada de Homero que data del siglo VIII a. C.:

“… Ganímedes divino que nació como el más hermoso de los hombres mortales”. Homero Ilíada 20.199

Era un boyero de la ciudad de Troya y, aunque ninguna de las fuentes menciona su edad, se nos dice constantemente que era hermoso y joven. Aparentemente, su belleza era tan grande, tan “divina” (en griego, antitheos) como lo expresaron Homero y Hesíodo, que incluso los dioses mismos no pudieron resistirlo.

En algún momento, Zeus, el sospechoso habitual en casi todos los mitos griegos relacionados con la seducción y la violación, decidió que Ganímedes era demasiado perfecto para caminar sobre la tierra. Zeus envió un águila y secuestró al insospechado Ganímedes que fue llevado al Olimpo. Allí, fue recibido por Zeus, quien le hizo una oferta sin precedentes, para convertirse en su copero; es decir, verter la bebida divina llamada néctar, en las copas de Zeus y de los demás dioses. El trabajo no vino sin beneficios. Zeus también se ofreció a hacer inmortal a Ganímedes, bendecido con la eterna juventud, sirviendo en los banquetes de los dioses para siempre.

Si repensamos el mito de Ganímedes hasta este punto, nos daremos cuenta de que desapareció de la tierra raptado por un águila, sin previo aviso ni rastro. Sus padres deben haber estado terriblemente preocupados. Según el Himno homérico a Afrodita:

“Pero un dolor que no podía ser aliviado llenó el corazón de Tros; porque no sabía adónde el torbellino enviado por el cielo se había llevado a su amado hijo, de modo que lo lloró siempre, sin cesar, hasta que Zeus se compadeció de él y le dio caballos de alto paso como los que llevan a los inmortales como recompensa por su hijo. Estos se los dio como regalo. Y por mandato de Zeus, el Guía, el asesino de Argus, le contó todo, y cómo su hijo sería inmortal y no envejecería, como los dioses.”

Aunque Zeus es conocido por sus múltiples amoríos, Ganímedes es un caso único. No son muchos los amantes de Zeus que fueron elegidos para vivir en el Olimpo entre los inmortales. De hecho, según el Simposio de Jenofonte, ¡Ganímedes fue el único al que le concedieron la inmortalidad!

La ascensión de Ganímedes no agradó a todos. Ovidio escribe que Ganímedes llegó al Olimpo “en contra de la voluntad de Hera”. ¿Pero por qué? Bueno, el copero anterior de los dioses fue Hebe, la hija de Hera. Ahora bien, Ganímedes no estaba simplemente reemplazando a Hebe, sino que, como escribió Nonnus, el autor romano de Dionnysaica, ¡estaba ofendiendo a la diosa al verter néctar con manos humanas!

Pero hay más, Zeus no solo secuestró a Ganímedes para que le sirviera de simple copero. Las fuentes griegas no son muy claras en este punto. Pero, no obstante, implican que Ganímedes fue secuestrado por Zeus para servir como su copero y amante. En fuentes romanas posteriores, Ganímedes se presenta explícitamente como la pareja erótica de Zeus.

Aunque nunca sabemos la edad de Ganímedes, las fuentes antiguas implican explícitamente que era joven, definitivamente un adolescente o incluso más joven. Como tal, la historia de Ganímedes tiene una enorme importancia para comprender no solo el homoerotismo, sino también la parte oscura de las antiguas sociedades griegas y romanas posteriores llamada pederastia. Sin embargo, mientras exploramos esta historia, corremos el riesgo de caer en una trampa; eso es suponer que todos los griegos favorecían tal práctica. Ese simplemente no fue el caso. Platón, en particular, afirmó que el mito de Ganímedes fue una creación de los cretenses para justificar sus formas inmorales, lo que implica que, al menos en Atenas, no todos participaron en la idealización de esta práctica.

Fabian S.
Fabian S.https://lgcba.com
CEO y fundador de LGCBA.com. Me interesa todo lo relacionado a recursos humanos, el turismo y el marketing digital. Soy Consultor de Social Media con experiencia en diversas plataformas de comunicación digital. Consultor / asesor en proyectos apuntados al segmento LGTTB

Filtran imágenes de modelo español

 El mundo del modelaje suele estar envuelto en glamour y luces brillantes, pero para Dani García, de 23 años y oriundo de Mataró, una...

Estudio sobre el tamaño del pene. Argentina en el puesto…

 Un estudio reciente realizado por investigadores alemanes ha revelado el tamaño promedio del pene en diferentes países alrededor del mundo, arrojando resultados sorprendentes que...

Una inyección “ultra” de PrEP que podría revolucionar la prevención del VIH

 Una nueva esperanza en la lucha contra el VIH está en camino con el desarrollo de una inyección "ultra" de PrEP que podría reducir...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí