¿Salir o no de la cama? La decisión más difícil cuando los ánimos faltan

 

A veces, la tristeza o los bajos ánimos hacen que te quieras quedar en la cama todo el día, sin embargo, eso muchas veces sólo te hace sentir peor. Entonces, la próxima vez que te sientas triste o sin ánimos y tu cama esté ganando la batalla, sé amable contigo mismo y considera estos consejos.

1. Deja que entre la luz

La tristeza y el ánimo bajo pueden afectar tu ciclo natural de sueño y vigilia, ante lo cual, la exposición a la luz del sol puede ayudar. Así que abre las persianas o cortinas y deja que los rayos del sol entren. Así, incluso si no estás listo para ver el lado positivo de las cosas, la iluminación natural puede darte la motivación que necesitas para salir de la cama (o por lo menos, no te dejará seguir durmiendo y deberás levantarte).

2. Da un paso a la vez

Cuando estás abrigado y cómodo en la cama, levantarte para ir al trabajo, la escuela, hacer ejercicio o cumplir con cualquier otra actividad puede parecer imposible. Para empeorar las cosas, si miras todo lo que tienes que lograr en el día, te sentirás abrumado. Por ello, lo mejor es pensar tu día dividido en tareas más pequeñas y manejables. Ve paso a paso y sólo concéntrate en la tarea que está frente a ti, pues así todo será más fácil de manejar y de hacer.

3. Consiéntete

El cuidado personal puede contribuir en gran medida a que las mañanas difíciles sean más manejables. Si necesitas sobornarte a ti mismo, ¡hazlo! El refuerzo positivo puede ser justo lo que necesitas para superar la procrastinación y levantarte de la cama. Así que cuando te levantes, desayuna lo que más te guste, usa tu ropa favorita, cómprate un café o un refrigerio delicioso y en general, date un apapacho y haz lo que necesites para sentirte un poco mejor.

4. Algo de incomodidad para salir de la cama

Mientras más calientita y confortable sea tu cama, menos querrás salir de ella, así que en cuanto suene la alarma de tu despertador procura quitarte las cobijas de encima, estira tu cuerpo y abre las cortinas para que entre la luz y eso le indique a tu cerebro que es hora de activarse. Y si ducharte no es lo primero que haces en el día, lavar tu cara con agua fresca puede ayudar a que termines de despertar y despabilarte.

5. Establece horarios y respétalos lo más posible

Seguir una rutina te puede ayudar a conservar la suficiente energía para superar las mañanas difíciles. Aunque estés trabajando desde casa, procura seguir los mismos horarios y rutinas que cuando vas a la oficina; levántate a la misma hora, haz un poco de ejercicio, toma un baño, desayuna y empieza tu día laboral. Esto, además que te permite tener días más organizados, te ayudará a tener ciclos de sueño más saludables, lo que puede hacer que sea más fácil ponerte en marcha por la mañana.

6. Configura más de una alarma

Si el problema es que tienes el sueño tan pesado que en ocasiones no escuchas la alarma para levantarte, procura configurar al menos un par más algunos minutos más tarde.

7. Sé amable contigo mismo

Ya sea que te levantes de la cama en el primer intento o se te haga tarde por acurrucarte otro rato, evita juzgarte y sentirte mal, y recuerda que estás haciendo lo mejor que puedes. Di algo agradable para ti mismo, incluso si no lo crees en este momento.

8. Planifica para días como este

Los días malos suceden y es normal, pero si en general sabes que las mañanas pueden ser momentos difíciles para ti, haz un plan para enfrentarlas de mejor manera. Encuentra cosas que te motiven a salir de la cama aunque tu ánimo no sea el mejor, como por ejemplo, salir a dar un paseo con tu perro o levantarte para comer tu desayuno favorito o para que te dé tiempo de pasar a la cafetería o la panadería por algo delicioso para llevarte a la oficina. Siempre ten algo que te entusiasme y que anheles, pues eso te ayudará a superar esos momentos en los que no puedes salir de la cama.

9. Recuerda: a veces está bien quedarse en la cama

A veces el mejor curso de acción contra la tristeza o el ánimo bajo es quedarse en la cama, y eso está bien. Tómate un día de salud mental si lo necesitas. Recuerda que tu bienestar emocional es importante y si necesitas tomarte el día para sentirte mejor, hazlo; aprovecha para descansar, consentirte con las cosas que disfrutas y darte un apapacho para levantar tus ánimos.

10. Pide ayuda cuando la necesites 

Si sientes que los días de bajón son más frecuentes o que la lucha por levantarte de la cama está afectando negativamente tu vida, puede ser el momento de pedir ayuda. Puedes comenzar hablando de lo que pasa y lo que sientes con un ser querido o alguien de confianza, pues es fundamental que tengas presente que no estás solo en eso y que hay personas que te apoyan. Además, es importante buscar ayuda de un profesional de la salud emocional y mental, para que te ayude a encontrar la mejor manera de sanar tus emociones para recuperar la energía que necesitas en tu día a día.

Fabian S.
Fabian S.https://lgcba.com
CEO y fundador de LGCBA.com. Me interesa todo lo relacionado a recursos humanos, el turismo y el marketing digital. Soy Consultor de Social Media con experiencia en diversas plataformas de comunicación digital. Consultor / asesor en proyectos apuntados al segmento LGTTB

Estudio revela sorprendentes hallazgos sobre el uso de PrEP

 El aumento del uso de la profilaxis preexposición (PrEP) entre hombres homosexuales ha sido un avance significativo en la lucha contra el VIH en...

Guía completa para explorar relaciones no-monógamas

 Cada vez más personas están explorando la no monogamia como una forma alternativa de relacionarse, pero abrir una relación y mantenerla puede ser un...

5 Razones por las cuales necesitas reír más durante el sexo

 En un mundo donde el sexo a menudo se aborda con seriedad, es importante recordar la importancia de la risa y la alegría en...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí