Dieta orgásmica: cómo tener mejor sexo gracias a la alimentación

Para poder responder sexualmente, el organismo precisa de proteínas y determinadas grasas. Cuáles son los alimentos que hay que consumir y de qué color deben ser.

 

Después de varios estudios, los científicos determinaron que la alimentación tiene mucha importancia en la capacidad para alcanzar el orgasmo. Y comprobaron que una buena dieta equilibrada y estudiada es capaz de propiciar su aparición. No por nada son cada vez más los sexólogos que se apoyan en el trabajo de nutricionistas para determinar qué comidas son capaces de potenciar el deseo y cuáles son capaces de arruinarlo. De estas conclusiones nace la conocida la dieta del orgasmo.

Marrena Lindberg, autora del libro La mujer multiorgásmica, investigó los factores químicos y fisiológicos que hacían que una mujer tuviese una mejor disposición a tener orgasmo y descubrió que la alimentación era esencial en el buen funcionamiento sexual. Y que la mala nutrición en la era moderna era uno de los culpables de las tantas disfunciones en esta materia.

Fue así como organizó una dieta especial para mejorar la vida sexual, la que ya fue previamente probada por un grupo de científicos norteamericanos, quienes se sorprendieron de cómo un método nutricional mejora la función sexual.

Como Lindberg, Karen Uribarri, periodista y diplomada en sexualidad, creó una tabla dividiendo los alimentos por grupos. Ahí detalla cuáles son los componentes que aumentan los niveles de libido.

La dieta orgásmica es rica en proteínas, baja en hidratos de carbono e incluye grasas buenas, es decir una cantidad limitada de grasas monoinsaturadas y saturadas, que ayudan a elevar el nivel de dopamina.

LAS CLAVES DE LA DIETA ORGÁSMICA

-30 por ciento de proteínas, como carne, pollo, huevo, legumbres y pescado.
-30 por ciento de grasas, como las que se encuentran en el aceite de oliva y grasas saturadas.
-Evitar el pan blanco, azucares y postres.
-Aumentar la ingesta de frutas y verduras.
-20 gramos de chocolate amargo diario.
-Evitar la cafeína, las grasas trans o hidrogenadas, como margarina o manteca vegetal, y las grasas poliisaturadas, como aceite de maíz, soja, girasol.

CÓMO ES EL MENÚ DIARIO ACONSEJADO

Por la mañana, un desayuno con cereales integrales o una tostada de pan integral con un vaso de leche, sumando un yogur y una pedacito de chocolate lo más puro posible.

La comida fuerte del día, verduras y un hummus con galletas saladas y algo de fruta. La alternativa a la verdura, o para alternar otros días, podría ser un plato de pasta integral con salsa boloñesa.

Para la merienda, fruta o algo de queso que se podría maridar con un licuado.

Para la cena, una ensalada con aceite de oliva virgen extra y pescado a la plancha. Como postre, fruta o una alternativa dulce, eso sí, siempre que esta esté libre de grasas trans.

Para complementar esta dieta es importante realizar alguna actividad física.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí