La OMS recomienda a los hombres gais reducir el número de parejas sexuales por la viruela del mono

Así lo ha comunicado su director en una rueda de prensa, después de declarar la viruela del mono como emergencia sanitaria internacional.

 

El reciente brote de viruela del mono ha hecho que salten todas las alarmas. El pasado sábado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote como emergencia sanitaria internacional. Ahora, son otras las alarmas que saltan.

El presidente de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha recomendado a los hombres que tienen sexo con hombres reducir su número de parejas sexuales.

Estas declaraciones, en apariencia inofensivas, contribuyen a la estigmatización del colectivo. En un clima político hostil, con la ultraderecha ganando terreno en toda Europa, una institución internacional no puede permitirse decir este tipo de cosas. Estos comentarios atacan la libertad sexual del colectivo, al que se culpa (y hace responsable) de contraer la enfermedad.

Algunas organizaciones ya se han pronunciado al respecto, como la FELGTBI+, principal asociación española LGTBI. Nahum Cabrera, su coordinador de VIH, apunta que “se está repitiendo el fantasma del estigma del VIH, poniendo el foco sobre la población LGTBI+ nuevamente, como si fuéramos los precursores de la expansión de una enfermedad de contacto”. El pánico que siguió a la crisis del VIH hizo retroceder a la lucha por la liberación LGTBI, que venía del movimiento de libertad sexual de los años setenta. No podemos permitir que se repita la historia.

La estigmatización no es el único problema, sino la implantación en el imaginario colectivo de que la viruela del mono es una enfermedad que solo afecta a homosexuales. El contagio se produce por un contacto directo con el enfermo, que no implica mantener relaciones sexuales. La viruela del mono no es una ITS (infección de transmisión sexual). Se transmite a través de las erupciones, fluidos corporales y las costras, que son especialmente infecciosas.

Vacunación como principal agente de prevención

La situación es especialmente preocupante en Europa, que concentra el 70% de casos. Ahora mismo, la cifra que maneja la OMS asciende a 18.000 casos, con más de 3.100 casos confirmados en nuestro país. El principal problema está siendo la falta de vacunas. Ahora mismo en España solo contamos con 5.300 vacunas para repartir entre todas las comunidades autónomas.

La vacunación está demostrando ser la manera más efectiva de erradicación del brote. Se estima que la vacuna produce inmunidad en el 80% de las personas vacunadas. El 20% restante presenta síntomas leves. El presidente de la OMS declaró que ahora mismo la cifra de fallecidos asciende a cinco personas en todo el mundo, y que solo el 10% de casos han necesitado ingreso hospitalario.

Desde FELGTBI+ exigen “que las autoridades sanitarias cumplan sus funciones y compren las vacunas lo antes posible. Estas se están fabricando en función de la demanda y debemos adelantarnos sino queremos empeorar la situación. Está demostrado que la vacunación es la mejor opción y necesitamos estas dosis para realizar una campaña de prevención efectiva”.

Es necesario que haya vacunas suficientes para toda la población de riesgo. Según la Comisión de Salud Pública, esta incluye a personas que tienen sexo con desconocidos (independientemente de su género y orientación sexual), personal sanitario y personas vulnerables, como embarazadas o personas inmunodeprimidas.

No podemos volver cuarenta años atrás y repetir los errores cometidos durante la crisis del VIH. Instituciones y gobiernos deben actuar y no abandonar a la población, ni tampoco estigmatizar a colectivos vulnerables.MS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí