Las 20 posturas más excitantes del kamasutra gay

Ponte a cien con esta nueva colección de posturas para chicos.

 

Es posible que con estos calores comiences a sentirte aventurero. No está claro si es por la temperatura, o por la cierta relajación en nuestras costumbres, pero cuando llega el buen tiempo a mucha gente le apetece más tener relaciones sexuales y conocer a gente nueva.

Si ese es también tu caso, o simplemente tienes las mismas ganas de siempre, hoy hemos querido darte algunas ideas de posturas para que disfrutes a tope del sexo como a ti te apetezca. Te dejamos con la colección de posturas más excitantes del kamasutra gay.

El trono
Comencemos por el sexo oral y una postura que resulta especialmente excitante. En el trono, uno de los chicos se sienta en una silla o al borde de la cama mientras el otro está arrodillado delante de él y le hace una felación.

Se trata de una postura tranquila pero muy placentera y en la que ninguno de los dos se pierde ni un detalle.

El 69
Ok, reconocemos que el 69 es una postura muy básica pero, ¿no es increíblemente excitante? Cualquier momento es perfecto para una buena sesión de matemáticas.

El 69 rimming edition
Un 69 muy especial para el que lo ideal es ambos estén tumbados de lado en la clásica posición del 69 pero, uno de ellos, le dará la espalda al otro o, más bien, el trasero. De esta forma, la felación se convertirá en un beso negro maravilloso.

El cangrejo
Metiéndonos ya en la penetración, en esta primera postura el chico pasivo se colocará sobre el pene del activo que estará sentado boca arriba.

El chico que esté arriba se apoyará en sus manos y sus pies como un cangrejo, controlando la profundidad y la fuerza de la penetración.

El capitán
¡Oh capitán! ¡Mi capitán! Todo capitán necesita un timón y en esta caso ese papel lo harán las piernas del chico pasivo, que estará tumbado boca arriba con las piernas arriba en el borde de la cama o en una mesa. El otro, el capitán, lo penetrará analmente mientras lo agarra de las piernas como si estuviera dirigiendo un navío.

Los arcos dorados
El chico activo se colocará sentado en la cama pero con la espalda hacia atrás y apoyado en sus manos y las piernas extendidas. El otro, se pondrá encima, permitiendo que lo penetre analmente. Apoyándose de la misma manera, con sus manos y pies, de tal forma que las piernas de ambos formarán una gran M.

Perrito tumbado
De sobra conocida pero superexcitante, en el perrito tumbado ambos chicos están tumbados bocabajo sobre la cama y uno de ellos penetra al otro por detrás.

El guardaespaldas
La intensidad puede desbordarse en esta postura en la que ambos chicos están de pie, uno detrás del otro y el de atrás abraza fuertemente al de delante mientras lo penetra con pasión.

El luchador
Similar a la anterior, pero en lugar de guardar su espalda, en esta ocasión el acto se convierte en un luchador de lucha libre que coge en vilo al chico pasivo y lo penetra mientras lo sostiene en el aire.

En el caso de poder llevar a cabo esta postura, esta puede resultar increíblemente excitante, aunque no es para todo el mundo por razones obvias.

El vaquero
Uno de los chicos se tumbará boca arriba mientras el otro lo cabalgará mientras se miran fijamente a los ojos. Resulta una postura tremendamente sexy si ambos se concentran en descifrar en la cara del otro el placer que está sintiendo.

La ranita
El chico pasivo se coloca como una rana a punto de saltar: en cuclillas, apoyado en sus manos y con el culo apuntando ligeramente hacia arriba. Mientras, el otro chico lo penetra por detrás.

Deep impact
El pasivo está tumbado boca arriba sobre una superficie plana como la cama o en una mesa con las piernas hacia arriba y sobre el pecho. El otro lo penetra de manera muy profunda, lo que puede resultar muy excitante.

Al borde de la cama
Otra postura tranquila e íntima es esta en la que sencillamente el chico pasivo está tumbado sobre el borde de la cama y el otro lo penetra estando de pie o de rodillas a su lado.

La silla mágica
El chico activo en este caso no será tan activo, porque estará sentado en una silla o sillón, muy cerca del borde del asiento, y con las piernas subidas sobre el pecho.

Mientras, el otro se colocará encima de su pene, controlando en todo momento el ritmo y la fuerza de la penetración, teniendo al primero en sus manos para hacerle cualquier cosa.

La cucharita
Excitante aunque quizá en un sentido tranquilo e íntimo, esta postura es perfecta para todas las siestas que tenemos por delante durante el próximo verano.

Ambos chicos están tumbados en la cama de lado, uno pegado al otro y el de atrás penetrando al de delante y quizá masturbándolo.

El ascensor
El chico pasivo de la pareja estará en cuclillas, sobre una superficie algo elevada que puede ser una mesa baja o la cama. Por su lado, el otro está de pie junto a él y le penetra, pero gran parte del movimiento lo hace el que está en cuclillas.

La bala de cañón
Si eres capaz de realizar esta postura enhorabuena, porque requiere bastante fuerza. El chico activo tiene que sostener en el aire al pasivo, sujetándolo por los muslos, que le da la espalda, como si fuera a lanzarlo hacia adelante contra un enemigo.

Lap Dance
Al más puro estilo de un club de strip tease, el chico activo estará sentado en una silla mientras en otro estará de pie, colocado sobre él flexionando su rodillas y recibiendo su pene en la puerta de atrás.

El prisionero
De forma similar a la postura del guardaespaldas, ambos chicos se colocarán de pie uno delante del otro, pero el de atrás inmovilizará al primero de los brazos como si este fuera un prisionero, mientras lo penetra por detrás.

El tango
Ambos miembros de la pareja se colocarán de pie, uno frente al otro, y el pasivo rodeará con una de sus piernas al activo, enganchándose a él casi a la altura de su trasero. El activo podrá así penetrarlo mientras se abrazan apasionadamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí