Científicos descubrieron una variante más virulenta y dañina del VIH

Un grupo de investigadores halló la cepa mientras revisaba una base de datos de casos de la década de 1990 y de los 2000. Aunque más dañina y virulenta, no se trataría de una crisis de salud pública.

 

Un grupo de científicos descubrió una variante del VIH no identificada antes que es más virulenta de lo normal que circuló silenciosamente en Holanda en las últimas décadas.

El estudio difundido el jueves no es motivo de alarma: Los medicamentos contra el VIH fueron igual de eficaces en las personas portadoras del virus mutado como en las demás contagiadas con la enfermedad. Además, la propagación de esa variante disminuyó desde aproximadamente 2010.

El subtipo fue descubierto en investigaciones efectuadas para entender mejor cómo el VIH continúa evolucionando. Así, el hallazgo subraya la importancia de contar con buen acceso a pruebas diagnósticas y tratamientos para que, sea cual sea la variante, el “VIH sea suprimido lo más rápidamente posible, lo que previene su transmisión”, dijo en un comunicado el autor principal del estudio, Christophe Fraser, epidemiólogo de la Universidad de Oxford.

Distintos subtipos del VIH circulan en diferentes países, algunos de ellos más graves o contagiosos que otros. El subtipo B es la versión más común en Estados Unidos y Europa Occidental. El equipo de Oxford detectó 17 casos inusuales mientras estudiaba una base de datos de pacientes europeos con VIH: esas personas tenían mayor daño a su sistema inmunitario y eran más infecciosas al ser diagnosticadas de lo que suele esperarse en los contagios con el subtipo B.

Como todos los casos salvo dos eran de Holanda, los investigadores se dieron a la tarea de examinar miles de expedientes de holandeses. Finalmente identificaron a un grupo de 109 personas infectadas con lo que están llamando la variante VB, es decir, el subtipo virulento B.

Los casos se remontan a la década de 1990 y la de 2000, y declinaban a medida que se acercaban en fecha, informaron el jueves los investigadores en la revista Science.

Antes de recibir tratamiento, las personas con la variante BV tenían mucho mayor carga viral en la sangre y sufrían más daño en el sistema inmunitario que los pacientes con otras versiones del VIH, según el estudio. No está claro cuál de diversos cambios genéticos virales sería la causa, pero después del tratamiento los pacientes con esa variante arrojaron el mismo resultado que los infectados con otros subtipos.

Haber descubierto esta variante “no supone una crisis pública de salud”, señaló Joel Werthiem, experto en evolución de los virus en la Universidad de California, plantel de San Diego, en un editorial adjunto para Science. Wertheim no participó en la investigación de Oxford.

“Al parecer no causó un incremento” en los casos de VIH, declaró el científico en una entrevista por correo electrónico.

Pero el hallazgo subraya lo mucho que falta para entender por qué un virus que se propagó desde hace mucho tiempo “aún tiene el potencial de evolucionar y adaptarse. En la misma forma en que esta pandemia actual nos lo sigue recordando, no deberíamos subestimar el potencial de los virus para adaptarse”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí