“El embarazo no es exclusivo de la mujer”

Bennett dio a luz en 2020 y sostuvo que nada del embarazo le pareció “femenino”. Criticó la “comercialización de la maternidad” y la falta de respeto hacia su identidad de género

 

Bennett Kaspar-Williams es un hombre trans que el año pasado dio a luz a su hijo Hudson, después de transicionar de género, y aun con todo el largo y complicado proceso, lo más desagradable de la experiencia fue que el personal de salud lo llamaran “mamá” durante su embarazo.

Bennett contó su experiencia a The Daily Mail y sostuvo que en el hospital constantemente lo maltrataban, desconociendo su género y llamándolo “mamá”. “Lo único que me puso disfórico acerca de mi embarazo fue la falta de género que me sucedió cuando recibía atención médica”, dijo Kaspar-Williams.

“El negocio del embarazo, y sí, digo el negocio, porque toda la institución de atención del embarazo en Estados Unidos se centra en vender este concepto de “maternidad”, está tan entrelazado con el género que era difícil evitar el abuso”, sostuvo.

En las fotos de cuando nació su hijo, se puede ver a un Bennett con barba tupida, el pecho plano y un marcador que indicaba que su género era masculino, pero aún así la gente insistía con tratarlo como “madre” o “señora”.

“Nada de estar embarazada me pareció ‘femenino’; de hecho, creo que tener un hijo aislado debido a la pandemia y enfrentar todos los hospitales y citas solo fue lo más duro y valiente que he hecho en mi vida. Nada se siente más fuerte que poder decir que soy un padre que creó a su propio hijo”, afirmó Bennett.

TRANSICIONAR DE GÉNERO Y LA MATERNIDAD

Según contó a The Daily Mail, Bennett supo que era trans hace diez años, en 2011, y comenzó con la transición tres años después. Durante su proceso, Bennett se extirpó los senos, pero nunca fue operado en sus genitales, ya que para él estaba “fuera de la mesa”.

En 2017 conoció a Malik, la persona con quien se casó en 2019

Cuando llegó el momento, la pareja decidió que querían tener hijos, aun siendo que Bennett tendría que interrumpir la terapia hormonal de testosterona que recibía hace años.

“Siempre supe que existía la posibilidad de que mi cuerpo lograra un embarazo, pero no era algo que quisiera hacer hasta que aprendí a separar la función de mi cuerpo de cualquier noción de género”, relató Bennett.

El ve su cuerpo como una “herramienta”, y no como una “colección de estereotipos de género”: gracias a esta forma de pensar se dio cuenta de que podía ser quien él quería ser y al mismo tiempo traer un hijo al mundo.

Bennett sostuvo que tener útero no es certeza de poder embarazarse, y que es importante dejar de definir la “feminidad en términos de maternidad”: “No todas las mujeres pueden ser madres”.

En marzo de 2020, Bennett descubrió que estaba embarazado, y nueve meses después, en octubre, tuvo a Hudson.

Para Bennett y Malik, lo mejor de la paternidad es cuando Hudson les comparte sus nuevos descubrimientos: “Cuando descubre que puede hacer algo nuevo, corre hacia mí gritando “¡Dada!” “Ese es mi mejor momento”, dijo Bennett.

Para este padre trans, los niños no tienen prejuicios, y para su hijo es completamente normal tener un papá y un papá.

“Los niños ven amor, ven paciencia y ven compromiso. Mi hijo sin duda aceptará que vino de mí, al igual que acepta todo el amor y la belleza que lo rodean, con los brazos abiertos”, concluye Bennett.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí