Insólito: un hombre eyaculaba por el ano y ahora es un misterio médico

El hombre de 33 años de edad, tardó más de dos años en acudir a un médico para investigar por qué tenía está condición y cómo solventarla, porque además lo hacía defecar por el pene.

 

La literatura médica ahora ha sumado a su historia y estudios el caso de un hombre de 33 años que pasó más de dos años defecando y expulsando gases a través de su pene, mientras expulsaba semen y orina por su recto.

Se desconoce por qué el protagonista de esta historia tardó tanto tiempo en acudir a un especialista, pero lo cierto es que tras cinco días de dolor en los testículos tuvo que buscar ayuda médica y fue así como los doctores se dieron cuenta que llevaba dos años expulsando gases en la orina (pneumaturia), orinando materia fecal (fecaluria) y expulsando una “cantidad sustancial” de orina y semen por el recto.

El caso fue tan extraño que aún no lo han identificado medicamente, pero sí apareció publicado en la revista Cureus, donde los médicos cuentan que el paciente tenía un testículo hinchado. Seguidamente, indican que realizaron exámenes posteriores los cuales mostraron signos de una infección del tracto urinario, mientras que un examen rectal digital mostró signos de un problema en la pared rectal. Finalmente, una tomografía computarizada produjo una visión mucho más clara del problema.

¿Un error médico?

Al parecer, este paciente tenía una fístula (un pasaje anormal) entre la uretra y el recto, a través de la cual habían estado pasando varios líquidos y sólidos.

Se pudo conocer que el sujeto dos años antes cuando apenas comenzaban los síntomas, había estado en coma tres semanas después de una intoxicación por cocaína y fenciclidina (PCP). Durante su estancia en el hospital se le colocó un catéter de Foley, durante el cual probablemente se causó la lesión.

Finalmente, los especialistas concluyeron que si bien los catéteres de Foley son importantes en el tratamiento y el manejo del paciente, los médicos deben conocer las complicaciones potenciales (y raras) que pueden resultar de su uso.

En el caso se puede leer la siguiente explicación: «Los médicos deben tener en cuenta otros riesgos potenciales como las lesiones uretrales. Este caso no solo destaca una complicación poco común del uso del catéter, sino que también enfatiza la importancia de la atención plena del proveedor cuando se utilizan terapias aparentemente benignas como los catéteres de Foley».

El paciente de igual forma logró recuperarse por completo y los médico lograron además revertir el problema

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here