Cabotegravir inyectable en combinación con rilpivirina inyectable está indicado para tratar la infección por VIH1 en adultos con supresión virológica (ARN del VIH-1 <50 c/mL) en un tratamiento antirretroviral estable, sin evidencia actual o previa de resistencia, y sin fracaso virológico previo con, inhibidores de la transcriptasa inversa no nucleósidos (ITINN) e inhibidores de la integrasa (INI). Cabotegravir inyectable y rilpivirina inyectable se deben administrar por un profesional sanitario mediante inyección glútea en lugares separados en la misma visita.

Gracias a esta autorización, que ha sido anunciada por ViiV Healthcare, una compañía especializada en VIH, las personas con VIH en Europa podrían recibir por primera vez un tratamiento inyectable de acción prolongada tras la fase oral inicial. La aprobación del fármaco se ha basado en los ensayos clínicos en fase III ATLAS (Antiretroviral Therapy as Long-Acting Suppression), FLAIR (First Long-Acting Injectable Regimen) y ATLAS-2M, en los que participaron más de 2.200 personas de 16 países.

El Dr. Antonio Antela, del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, ha declarado que “los antirretrovirales diarios han transformado las vidas de las personas con VIH. Sin embargo, tomar medicación diaria puede suponer un reto para algunas personas: puede actuar como un recuerdo constante del VIH, o ser causa de miedo a que se visibilice su infección por VIH. Tras la fase oral inicial para establecer la tolerabilidad de los fármacos, cabotegravir y rilpivirina inyectables podrían reducir el número de días de tratamiento al año de 365 a 12 para la dosificación del régimen mensual, o seis para la dosificación cada dos meses.

Esto implica un cambio de paradigma en cómo podemos tratar y manejar esta condición”. El régimen de acción prolongada de cabotegravir y rilpivirina “fue tan eficaz como la terapia antirretroviral diaria actual en mantener la supresión virológica en los ensayos clínicos, generalmente fue bien tolerado y podría modificar la experiencia de tratamiento para algunas personas con VIH con dificultades con el tratamiento antirretroviral oral diario”, confirma Antela

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí