La pandemia mundial del COVID-19 ha cambiado la realidad de todo el planeta. Las cosas que antes carecían de importancia, ahora parecen ser lo más relevante. Salir con los amigos, estar con la pareja o el amante, o dedicarle tiempo a la familia. Darse un abrazo o un beso con los más cercanos. Hasta incluso tener la posibilidad de dar un paseo, ahora parece un lujo solo disponible para algunos. 

Está siendo un período de pasar más tiempo en casa, con uno mismo. Días de recuperar tareas pendientes, hobbies pausados… Pero sobre todo de autoconocimiento y descubrimiento personal. Reflexionar sobre lo que es más importante y aquellas cosas que aportan felicidad real y placer. 

Antes parecía que todo era trabajo, prisas y responsabilidades. Ahora la realidad se ha visto distorsionada. Muchas empresas han tenido que cerrar, otras han perdido a muchos de sus empleados. Sin embargo, otras cuentan con más trabajo que nunca, mientras que algunas lo hacen desde casa conciliando su vida familiar. 

Por ello y con toda la angustia e incertidumbre de la situación actual, las personas buscan una vía de escape. Entre ellas destacan el ejercicio, las series y películas y el sexo gay en Córdoba. Aunque este último parece un poco complejo de conseguir debido a las recomendaciones sanitarias de distanciamiento social. 

El aumento del uso de internet, las videollamadas y la visualización de contenido en streaming son testigos de este hecho. Pero también hay otros datos que lo demuestran, como el crecimiento de ventas online en general y en concreto de juguetes sexuales, e incluso el número de escorts masculinos de Buenos Aires que han ampliado sus servicios a distancia. Venta de fotos, vídeos personalizados, salas de chats y videollamadas picantes…

Y no solo el sector adulto, también las parejas se han visto afectadas en este sentido. Estar obligados a estar lejos y no poder tocarse o convivir todos los días sin descanso. Puede resultar una rutina muy intensa que puede poner a prueba todos los sentimientos y la atracción que se siente. Los hay que ya piensan en el siguiente baby boom o en el alto incremento de divorcios y separaciones que dejará el COVID. 

¿Será verdad lo que dicen que el sexo es lo más importante?

Incluso algo tan íntimo, para muchos se está convirtiendo en una barrera. Toda la situación alargada en el tiempo ha afectado a la líbido y al deseo de las personas en diferentes niveles. Incluso algunos han dejado de disfrutar todo tipo de relaciones sexuales. 

Es por ello que se puede confirmar que sí, la pandemia ha resultado un buen motivo para replantearse cualquier tipo de intimidad y desahogo físico. Qué es aquello que más se disfruta, cuáles son las fantasías más profundas, los deseos más ocultos, la chispa que enciende la llama, cómo y por qué surge la excitación, etcétera. 

En este sentido los profesionales de Skokka recomiendan paciencia. Pensar mucho sobre ello y cuestionarse todo mucho, tan solo aumenta el agobio y la ansiedad. En cambio, intentar respirar hondo, dejarse llevar y probar cosas nuevas. Abrir la mente y descubrir nuevos placeres más allá de la penetración. 

Alejar todo lo que se daba por hecho en el sexo. Lo que debería ser placentero, el rol que debe adoptar cada uno, las prácticas y posiciones más populares… En resumen la forma de vivir la sexualidad y de entender y conocer el propio cuerpo de cada uno. 

Tomarse un tiempo para uno mismo, ponerse cómodo, cerrar los ojos y dejar volar la imaginación mientras las manos recorren cada centímetro de piel. Tan sólo centrarse en sentir, olvidar cualquier otra preocupación y enfocarse en potenciar los cinco sentidos.

Aprovechar los numerosos beneficios del sexo y los orgasmos

Olvidar la ansiedad y el estrés para probar y leer algún relato erótico, darle una oportunidad a 50 sombras de Grey, acceder a una de las cuentas gratuitas premium que PornHub ofertó  incluso experimentar a distancia controlando algún juguete erótico durante la videollamada con la pareja o algún chapero de Barcelona. Una oportunidad perfecta para potenciar la creatividad, imaginación y el placer.

Cualquier tarea o cosa se puede hacer de forma diferente para que la llama continúe encendida. Cocinar desnudo, darse algún capricho, cambiarse con la ventana abierta, hidratarse bien el cuerpo, darse baños relajantes, probar algún complemento nuevo… Dejarse llevar por la curiosidad y probar cosas nuevas. Todo para llevar mejor estos días de incertidumbre, sin olvidar la protección necesaria. Continuar con la llegada de la ansiada nueva normalidad teniendo presente la importancia de la salud y siendo consciente de todo. Estar cien por cien presente y centrado en cada cosa que se hace. Experimentando y probando cosas nuevas, poniendo a prueba los límites del placer que se pueden llegar a sentir. Ampliando y sin conformarse con lo que hay ahora, buscando mejorar y crecer tanto personal como profesionalmente. Evitando así la peor enemiga del placer y satisfacción, la rutina. 

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí