Victoria Caram y el infierno de 8 años en FASTA

Yo fui al Fasta Boisdron, soy transexual y creo que mi identidad de género siempre fue un poco obvia por lo que me hicieron pasar ocho años de un verdadero infierno.

 

Cuando tenía 10 años, Victoria Caram era un niño y tenía otro nombre. Faltaban varios años para que iniciara la transición hacia su identidad de género femenina. Su familia siempre tuvo un muy buen pasar económico, y la mandó al colegio de elite de FASTA, en Yerba Buena, Tucumán, el primero que abrió la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino en el país. “Yo fui al Fasta Boisdron, soy transexual y creo que mi identidad de género siempre fue un poco obvia por lo que me hicieron pasar ocho años de un verdadero infierno. Me sometieron a incansables castigos físicos, varios terminaron en lesiones físicas, muchas hasta me dejaron marcas visibles, cicatrices horribles, pero las heridas más grandes y profundas me las hicieron en el alma, víctima del odio de esta gente. Me humillaron hasta el cansancio, hasta que en tercer año del secundario, convocaron a mis padres y les dijeron que me hacían el favor de no correrme en papeles pero que me tenían que sacar de la institución porque yo atentaba contra la doctrina de dios y de la patria. Hubo varios profesores que eran famosos por tocarnos demasiado y misteriosamente siempre se acercaban a la cremallera del pantalón…”, escribió Victoria, de forma anónima, en la cuenta de Instagram @testimoniosa, que abrieron ex estudiantes del colegio Aneiros, de FASTA, del barrio porteño de Flores, y luego aceptó hablar desde Holanda, donde vive hace varios años

Su testimonio se adjuntó como prueba en una denuncia que hizo esta semana el INADI en la Justicia a partir de la investigación sobre FASTA publicada el lunes 1 de junio . El organismo presentó una demanda ante el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires para que se investigue a las autoridades de la red de colegios FASTA, por la posible comisión de actos de discriminación al promover en sus aulas adoctrinamiento homo y lesbofóbico y discursos de odio hacia el movimiento feminista, con manuales de uso obligatorio.

Tras la publicación, los relatos de ex estudiantes se multiplicaron en redes sociales. Las historias se repiten: describen situaciones de bullying con aval o promovidos por docentes pero también episodios de abuso de poder y violencia sexual perpetrados por preceptores y religiosos.

Unos días antes, el padre de otra alumna, del Aneiros, presentó una denuncia con el testimonio que su hija adolescente publicó en @testimoniosa, donde contó que sufrió episodios de hostigamiento y grooming de parte de un preceptor de la institución. En esa causa interviene la Fiscalía Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas de CABA, a cargo de Daniela Dupuy.

Más denuncias

La denuncia del INADI fue presentada ante el Ministerio Público Fiscal de la ciudad de Buenos Aires y se basa en los artículos publicados el lunes en este diario sobre los contenidos que imponen con su manual “Evangelización y Cultura”, cuyo autor es Juan Carlos Bilyk, profesor de Formación Religiosa en el Colegio FASTA San Vicente de Paúl, del barrio de Villa Devoto, y responsable de los contenidos y la bibliografía de la Dirección de FASTA. La demanda también aporta como prueba un correo electrónico recibido en el INADI a través de la Dirección de Asistencia a la Víctima “en el cual se denuncian una serie de circunstancias que acompañan y avalan los hechos mencionados en la investigación periodística”.

Esta semana se abrieron otros canales de denuncias en Instagram, para agrupar los testimonios por jurisdicción: Tucumán, Catamarca, Córdoba,  Buenos Aires. FASTA tiene 23 colegios en 18 ciudades de 11 provincias, además de una Universidad en Mar del Plata con dos subsedes, en Tandil y Bariloche y varios institutos de formación superior.

Una alumna trans

“Se burlaban porque yo era afeminado. Me decían puto, mariquita Pérez, siempre instigado por los profesores de educación física: los profesores me hacían bullying”, cuenta Victoria Caram, las situaciones que vivió en el colegio Ángel Boisdron de FASTA, ubicado en Yerba Buena, en Tucumán. Hoy es una joven trans, vive en Amsterdam, donde acompaña a víctimas de trata desde el municipio local y dirige un concurso de belleza internacional para mujeres trasngénero que se hace anualmente en Barcelona. Pero en aquel entonces, cuando iba al Boisdron, era un varón. Su transición hacia su identidad de género femenina la inició cuando tenía alrededor de 17 años.

‘Cuando te tratan de maricón, te tenés que defender. Porque tus compañeros te quieren pegar. Tuve que aprender a defenderme.’ Victoria cuenta que el cura Aníbal Fosbery, fundador de FASTA, con estrechos vínculos con la última dictadura militar, lo hizo sentar una vez en su regazo para confesarse, cuando se estaba preparando para tomar la primera comunión, y le llevó su mano hacia los genitales del religioso.

‘¡Quedé helada, lo empujé, me caí y después salí corriendo. Desde ahí me declaré en contra de la religión. Tengo una fe increíble pero vivo la religión a mi manera.¡’

-¿Se lo contaste a tu padre y a tu madre?
-No. Cómo se lo iba a contar si me decían puto en el colegio, iban a decir que yo lo había buscado.

Su madre es ginecóloga y dueña de una clínica y su padre un empresario ya retirado. Victoria cuenta que desde el colegio citaban con mucha frecuencia a su madre y le decían que tenía que mandarlo a un neurólogo, a un psiquiatra, porque lo consideraban enfermo. ‘Y mi madre me llevaba y no detectaban nada anormal.’

Hasta que en 1998 lo invitaron a dejar la escuela. Terminó el secundario en otra.

Más tarde, cuenta, entró a la universidad y estudió Ciencias Políticas en la UCA de Córdoba, militó en el área de Diversidad del Movimiento Evita en la Patagonia y en Rosario, hizo el cambio de nombre en el DNI con la Ley de Identidad de Género, vivió en distintas ciudades del país, fue peluquera, miss trans en Tucumán, y finalmente hace ocho años se mudó a Europa.

‘Leer ahora tantas historias similares, de sufrimiento, de otros alumnos de colegios FASTA me removió aquellos años tan dolorosos‘-dice.

La postura de FASTA

Después de la nota publicada, la Universidad Fasta emitió un comunicado donde señala que esa entidad «junto a 25 colegios y 4 institutos superiores forman parte de la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino«, que tiene «una vocación de servicio al bien común y al prójimo, con valores cristianos y opuestos al odio, el rencor y la discriminación».

«Consideramos que las distintas visiones ideológicas no deben ser motivo para atacar a quien piensa diferente, dividiendo así a la sociedad en un momento tan difícil y que requiere el mayor esfuerzo compartido y solidario. Los integrantes de nuestra institución se han sentido afectados por las publicaciones mencionadas, pues consideran que Fasta históricamente ha sido y es transparente y coherente con su pensamiento», señala el texto.

«Rechazamos categóricamente que en Fasta se fomenten conductas o contenidos contrarios a la dignidad de la persona humana ni de tono discriminatorio y que haya existido vinculación ni mucho menos amistad de nuestra institución ni de su fundador con jerarcas de regímenes totalitarios», indica.

Los diez mandamientos

Una ex directiva de uno de los colegios de FASTA, jubilada hace un par de años, se atrevió a romper el silencio y reveló las imposiciones que rigen como mandamientos en la red de instituciones educativas de este grupo católico integrista:

1- No se puede hacer referencia alguna a los derechos humanos.

2- No se puede conmemorar bajo ningún aspecto el 24 de marzo, Día de la Memoria, que no figura en la cartelera de actos escolares.

3- No se puede pasar en actos escolares música de determinados artistas, entre ellos, Joan Manuel Serrat, Mercedes Sosa, León Gieco, Víctor Heredia, Sandra Mihanovich.

4- No se puede hablar de derechos de género ni de diversidad sexual, lo cual está considerado como una aberración natural que va en contra de Dios.

5- Debe considerarse a la democracia como una forma más de gobierno y no enseñarse como una forma de vida, lo cual de algún modo sirve para justificar las dictaduras.

6- El 12 de octubre se celebra bajo la forma de «Día de la Hispanidad», haciendo alusión a su desprecio profundo hacia los pueblos originarios.

7- Se debe considerar que Argentina debió haberse alineado con Alemania en la 2ª Guerra Mundial para combatir al «comunismo» que se pretendía instalar a nivel mundial.

8- Se reverencia al general Julio Argentino Roca, mentor de la llamada “Conquista del Desierto”.

9- No se festeja demasiado el 25 de mayo sino más el 9 de julio, porque la gesta de 1810 fue una «revolución» y están en contra de todas las revoluciones.

10- No se puede enseñar Educación Sexual Integral, ni enseñar sobre el uso del preservativo como un método anticonceptivo.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí