Santa Fé | Pareja gay podrá cumplir con el sueño de la paternidad

Fue posible gracias a una medida judicial que los autoriza a tener un hijo mediante maternidad subrogada de una amiga que prestará su vientre.

 

Una pareja homosexual podrá concretar su voluntad de llevar adelante un procedimiento de fecundación in vitro con subrogación de útero y óvulos donados para ser padres Y ello será posible gracias a una resolución del juez de familia de San Lorenzo, Marcelo Scola, quien autorizó al matrimonio a avanzar en su propósito para el cual uno de ellos aportará los espermatozoides, una amiga de ambos el útero, y una donante anónima el óvulo, lo que posibilitará llevar adelante la fecundación y gestación del niño o niña, que será inscripto como hijo de la pareja.

Debido a que la gestación subrogada no se encuentra regulada en el Código Civil y Comercial, el magistrado tuvo en consideración que se trata de una cuestión de «técnicas de reproducción humana asistida» además de valerse del consentimiento informado de las partes intervinientes en el proceso, el interés superior del niño, plena capacidad de la gestante, y la buena salud física y psíquica, entre otras cuestiones.

En la resolución, Scola rescató «la absoluta generosidad por parte de la gestante que realiza un verdadero acto de amor que permite a sus amigos la posibilidad de tener un hijo que ella gestará», y destacó que su propia hija de 19 años haya acompañado su decisión al valorar la acción altruista de su madre, que además de «llenarla de orgullo» y «felicidad» lo calificó como el gesto más «sublime» y «solidario» que puede hacer una persona.

El fallo menciona, entre otras valoraciones, una situación emotiva que tuvo lugar en una audiencia donde uno de los integrantes de la pareja manifestó que nunca pensó que podría casarse legalmente con una persona de su mismo sexo que ama.

Y también rescató que, una vez concretado la unión civil, mayor fue su alegría al saber que la ley también le permitía poder tener un hijo y ser padre, para luego reivindicar la acción de «inigualable amor de su amiga-familia, que los sorprendió en pleno desayuno dominguero para simplemente decirles que estaría dispuesta a poner su vientre para cumplir con el deseo de ellos de tener un hijo, de realizar ese sueño de la paternidad».

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí