“No entrás porque parecés un hombre”

Causuraron el boliche de la Costanera en Buenos Aires que discriminó a una chica trans

 

Rose in Rio, el boliche de la Costanera porteña denunciado por discriminar a una chica trans, finalmente fue clausurado ayer por la justicia porteña. Según confirmaron fuentes de la investigación, la decisión fue del juez Penal, Contravencional y de Faltas N°1 de la Ciudad, Rodolfo Ariza Clerici, quien consideró que “había pruebas suficientes” para cerrar temporalmente la discoteca.

“No pasás porque parecés un hombre y no estás tan buena como tu amiga”, fue la explicación que un empleado del boliche ubicado en el complejo Costa Salguero le dio a Kiara Acosta, una joven de 21 años, para prohibirle la entrada. Si bien la chica quiso razonar con el personal de Rose in Rio para que la dejara ingresar, no hubo caso y tuvo que retirarse del lugar.

Sin embargo, Acosta estaba decidida a que las cosas no quedaran así. Al ver que el empleado del lugar, un hombre identificado como Federico Dickmann, definitivamente no la iba a dejar entrar, decidió filmarlo con su celular y advertirle que iba a dar conocer la situación en las redes sociales. Kiara es una reconocida influencer con casi 270 mil seguidores en Instagram y 15 mil en Twitter y aprovechó su popularidad para viralizar el caso.

A Dickmann pareció no importarle que Acosta le advirtiera que la situación podría convertirse en un escándalo: “Tengo el mejor estudio de abogados. Perdés como en la guerra”, le contestó el hombre. La joven lo siguió por las inmediaciones de la discoteca para avisarle nuevamente que iba a publicar lo que había pasado mientras él se alejaba, tratando de evitar cualquier tipo de contacto.

En su campaña en las redes sociales, apuntó contra el boliche y específicamente contra Dickmann. Para ello, grabó una serie de videos en los que les pidió a sus miles de seguidores que no concurran a Rose in Rio, ya que se trata de un lugar con antecedentes por discriminación. “Apenas publiqué, cientos de personas me escribieron denunciando situaciones similares, de personas que fueron discriminadas por mil motivos. Lo hice para que la gente no pase por lo mismo nuevamente”, dijo la joven.

La chica no se quedó solo con la masiva repercusión en el mundo de las redes sociales y decidió pedir asesoramiento en la Defensoría LGBT porteña, donde le aconsejaron que elevara la denuncia ante la Fiscalía de la Ciudad. Fue así que Kiara se acercó a la justicia y denunció a Dickmann por discriminación y amenazas. En su caso intervino Mariela De Minicis, titular de la Fiscalía Contravencional y de Faltas 22, quien ya la entrevistó y recibió todas las pruebas en contra de la discoteca. Además, la joven acudió al Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) para exponer el caso.

“Esto pasa en el 90% de los boliches de Buenos Aires, todas las noches dejan afuera a chicas con excusas por no ser parte de un patrón hegemónico. Nos humillan, nos discriminan y nos hacen sentir mal con nosotras mismas”, expresó la joven.

No es el primer caso de discriminación de Rose in Rio. El año pasado, la discoteca de Costa Salguero se vio envuelta en un escándalo luego de que le negó la entrada a una chica “por ser gorda”. La joven contó lo que le pasó en su perfil de Facebook y dio intervención al INADI. En aquella oportunidad no pasó más que la repercusión en las redes sociales. Esta vez, con el caso de Kiara, la situación cambió.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí