El pene envejece, esto es lo que pasa y así lucirá

Si crees que tu pene es como los buenos vinos, que con el tiempo se pondrá mejor, estás equivocado

 

Sí, tu pene envejece a la par que tú lo haces. Lamentamos ser nosotros quien te lo diga, pero envejecerá y no, no de una forma agradable.

Seguro te estás preguntando cómo podría cambiar esta parte de tu cuerpo si hasta hoy no se nota ningún cambio. ¿Canas? ¿Arrugas? ¡Tranquilo! Vamos a ello.

De acuerdo con varios estudios de la Universidad de Michigan (Estados Unidos) y otros en el mismo tema realizados por el doctor estadounidense Irwin Goldstein, esto es lo que pasará:

Apariencia. Primero, hablemos de la apariencia. El glande (o sea, la cabeza de tu pene) irá perdiendo su color debido a la reducción del flujo de sangre. Pasará de un color violáceo a uno rosado. También perderás vello púbico y, créenos, puedes quedarte calvo de esa cabeza… también, esas características significan que tu pene envejece.

Tamaño. Ahora, el tema que a todos nos preocupa, el tamaño. Si subes de peso, la grasa se acumulará en tu abdomen y lo más probable es que lo dejes de ver, perdiendo tamaño (visualmente).

Pero no solo esto. Si está comprobado que tu pene perderá longitud y grosor con el paso de los años. Un ejemplo: si hoy tienes 30 años y tú pene mide 15 centímetros cuando está efecto, lo más probable (99.99% de posibilidades) es que para cuando cumplas 60 años tu amigo se reduzca tres centímetros.

¿Que provoca este encogimiento? La obstrucción de las arterias del pene por depósitos de grasa, y la acumulación de colágeno dentro de la vaina fibrosa elástica que rodea las cámaras de tejido eréctil.

Por cierto, los testículos, al igual que el pene, también se encogerán: perderán alrededor de dos centímetros.

Sensibilidad. Desafortunadamente ya no sentirás igual. Tus niveles de testosterona podrían empezar a caer y esto provocaría una disminución de la sensibilidad, lo cual a su vez dificultará la tarea de alcanzar el orgasmo. Además, las erecciones podrían no ser muy firmes.

Entonces, si bien no podemos negar los efectos del paso del tiempo en esa zona de tu cuerpo, es importante que no interpretes esto como el fin de tu vida sexual. ¡Para nada! Estos cambios no son tan severos como para mermar en tu capacidad para alcanzar un orgasmo.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí