Día del cornudo: por qué se celebra el 11 de noviembre

Comenzó como una fiesta en un pueblito italiano pero se extendió al mundo y este lunes en las redes muchos engañados recibieron su saludo.

 

«De la muerte y de los cuernos no se salva nadie”, reza el famoso dicho y, si bien de lo primero no hay dudas, las infidelidades son moneda corriente y hasta han logrado un día en el calendario para celebrarlas.

¿Celebrar un engaño? Algo así. Casa 11 de noviembre en Italia, más precisamente en Rocca Canterano, un pequeño poblado de unos 200 habitantes, se realiza la Festa dei Cornuti (“fiesta de los cornudos”, en español).

En esta fecha se rinde homenaje a San Martín de Tours, el santo “de los engañados”. Este año, la fiesta se realizará el próximo domingo 15, pero la fecha real del “Día del cornudo” es el 11/11.

Existen dos teorías respecto a por qué se eligió este día. Una dice que los celtas celebraban tradicionalmente el fin de año en noviembre con una larguísima fiesta salvaje de doce días de duración, durante la que eran frecuentes las infidelidades. La otra, asegura que en esas fechas suelen celebrarse ferias de ganado y que en esta región los animales tienen unos cuernos de gran tamaño.

Una curiosidad del evento realizado en Rocca Canterano es que es presidida por el “gran cornudo del año”, una persona elegida por los habitantes del pueblo que cada año lleva los enormes cuernos que simbolizan la infidelidad. A su alrededor, sus vecinos lo acompañan tocando música medieval. Además, varios cuentacuentos relatan historias sobre personas engañadas.

La Festa dei Cornuti (“fiesta de los cornudos”, en español) es presidida por el “gran cornudo del año”, que lleva los enormes cuernos que simbolizan la infidelidad.

Ahora bien, si hablamos de infidelidad y “cornudos” deberíamos explicar por qué se les dice así a las personas engañadas. Y, como era de esperarse, hay que remontarse al pasado, donde existen dos teorías.

La primera, remite al Imperio Romano donde los guerreros tras una larga ausencia, a su regreso recibían un par de largos cuernos llenos de monedas como regalo. Aunque, en muchos casos, se encontraban con que sus esposas habían experimentado nuevos amores. Por ello les quedó el mote de cornudos.

La segunda remonta a la Edad Media, a aquel sistema de gobierno de vasallos y señores que le daba al señor feudal el derecho de pernada. Conforme a ello, la recién casada de un vasallo, podía ser poseída por primera vez por su señor. Era un hecho público y sin posibilidad de oposición. Durante la desfloración se colgaba una cornamenta de ciervo en la puerta de la choza o cabaña, indicaba lo que estaba pasando adentro e impedía la entrada de quien pudiera entorpecerlo. El derecho de pernada estaba simbolizado por los cuernos, que implicaban, inferioridad, sometimiento y humillación.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí