Así funcionan los clubes de masturbación

Se echan la mano entre ellos, pero no hay besos, caricias o abrazos

 

¿Sabías que existen los clubes de masturbación? Los encontrarás en locales secretos ubicados en las calles de las capitales más importantes del mundo, con una clientela más diversa de lo que piensas. Se trata de galerías de arte erótico o sex shops donde se convocan eventos de masturbación grupal, los concurrentes son, en su mayoría, hombres heterosexuales y las fiestas reciben el polémico nombre de “bro-job” o “bro-batting”. Ambas etiquetas, que en español podrían traducirse como “masturbación entre hermanos”, fue acuñado por la doctora estadounidense Jane Ward, autora del libro “Not Gay: Sex Between Straight White Men” (Sexo entre hombres blancos y heterosexuales).

¿Qué pasa en estos clubes de masturbación? En los Estados Unidos existen cuatro de estos clubes, estos son Philly Jacks, Rain City Jacks, New York Jacks y Orlando Jacks. Los dueños de estos sitios coincidieron en que las reuniones se dan dos veces por semana, donde más del 50% de los miembros son heterosexuales y 25% bisexuales, según encuestas anuales realizadas por los clubes.

Dos importantes que deben ser considerados por los asistentes son la discreción y la experimentación. Aunque no hay atracción romántica, pueden tocarse el pene entre ellos, compartir placer con los demás. De brother a brother. Todos los entrevistados afirman que se trata de un acto homoerótico, no necesariamente homosexual porque en estos eventos no hay besos, caricias, abrazos o palabras de cariño. Sólo se masturban entre ellos mientras ven pornografía. El silencio en las salas es recurrente.

¿Por qué asisten?. En la adolescencia este tipo de masturbaciones grupales son algo común en hombres heterosexuales, pero en la edad adulta conductas así suelen desaparecer, de acuerdo con la doctora Ward. La autora ha entrevistado a varios de los miembros de estos clubes y ha descubierto que algunos son exhibicionistas en busca de la validación que no obtienen con su pareja.A otros hombres les resulta más difícil llegar al orgasmo en casa y prefieren estos clubes para liberar tensión. En ese sentido, dicen, la masturbación en grupo puede ser una nueva forma de “conexión masculina”.Y hay otros que consideran la masturbación en grupo como una forma divertida e interactiva de “venirse” sin engañar a su pareja romántica.

En 2018, el coordinador de New York Jacks dijo a Hornet que sus clientes son cada vez más jóvenes, cómodos con su identidad heterosexual: “Están dispuestos a juguetear con otro chico a pesar de que prefieran a las mujeres”.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí