La UNR presentó el cupo laboral travesti-trans

El nombre de Alejandra González, es en homenaje a la compañera que se desempeñaba como no docente en la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR, fallecida en 2018".

 

El cambio de gestión en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) llegó con la promesa de la ampliación de derechos y la creación de áreas y direcciones que contemplen la diversidad, y a medida que pasan los meses se van haciendo realidad. Este martes, en un acto que se realizó en la sede de gobierno de la UNR, se presentó el cupo laborar travesti-trans “Alejandra González”.

Dos de los actores responsables de este hecho explicaron el marco en el que se da esta decisión política, quiénes fueron sus protagonistas, los detalles de su surgimiento y las particularidades de su implementación que es la primera en una universidad nacional.

“La iniciativa surge del compromiso de la comunidad trans Rosario, de su lucha, y reconoce como antecedente el proyecto aprobado por el Consejo Directivo de la Facultad de Psicología y la iniciativa impulsada por diversos colectivos, entre los que se destaca La casa de las Locas -un espacio cultural, social y político LGTBIQ+ de la ciudad de Rosario- “, explicó Franco Bartolacci, el rector de la UNR.

Además detalló que “el nombre de Alejandra González, es en homenaje a la compañera que se desempeñaba como no docente en la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR, fallecida en 2018”.

La implementación será a partir del próximo año con la apertura, desde la Dirección General de Administración del rectorado, de un Registro Único de Aspirantes (RUA) en donde personas travestis, transexuales y transgénero que aspiren a obtener un empleo en la UNR podrán anotarse. El formulario disponible en la oficina de Mesa de Entradas, por lo que solo habrá que acercarse hasta allí y rellenarlo. El cupo será de un cinco por ciento o un mínimo de tres personas por año, para desarrollar tareas en diversas áreas del rectorado o sus unidades académicas.

La implementación de este cupo no es un acción aislada sino consecuente con uno de los ejes que se abrió desde el inicio de la gestión de Franco Bartoltacci quien al asumir llamó a “imaginar una universidad inclusiva, diversa y feminista“. En relación a esto expresó que “claramente, es una decisión que tiene que ver con nuestro compromiso por construir una universidad feminista, inclusiva y diversa, en el marco de la construcción de una sociedad más justa e igualitaria. La universidad tiene un rol indelegable que asumir en esa tarea, hay una matriz de justicia en la lucha de diversos colectivos que debemos empujar y hacer parte de nuestras prácticas cotidianas”.

Esto es algo que destaca Karla Ojeda, una de las integrantes de Comunidad Trans Rosario e impulsora junto a distintas organizaciones políticas universitarias de este proyecto. “Nos parece que es una reivindicación muy importante para visibilizar y dar una herramienta a un sector que ha sufrido históricamente la discriminación y la exclusión”, explicó la también integrante de La Casa de las Locas.

Además explicó que “es un proyecto en el que junto a Oktubre, Febo Asoma y La Masotta (agrupaciones políticas universitarias) venimos trabajando desde hace dos años y el pasado marzo hicimos la presentación del proyecto final, que fue aprobado por esta nueva gestión”.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí