Persiguieron y atacaron a una pareja gay en Almagro

Cuando nos dimos cuenta de que nos seguían, quisimos cruzar la calle pero el semáforo estaba rojo, fue cuando volteé la cabeza y me llegó una patada en el ojo.

ellos online

 

El sábado 31 de agosto, a las cuatro de la mañana, a Reyvis Henrríquez (25 años) le pegaron una patada en la cara. Caminaba de la mano con Luis, su pareja, por Almagro, Ciudad de Buenos Aires, cuando se dio cuenta de que estaban siendo perseguidos por un grupo de siete varones. Los siguieron hasta la esquina de Av. Córdoba y Bulnes, en donde los insultaron y golpearon. “Después de darme una patada en la cara, se rieron de nosotros y empezamos a correr. Si hubieran querido robarnos, lo podrían haber hecho. No lo hicieron porque solo querían hacernos daño”, cuenta Reyvis

Esa noche habían salido a una fiesta. “Es la primera vez que nos agreden de esta manera. La intención fue odiante. Nos persiguieron, nos gritaron y tuvieron la intención de acorralarnos”, recuerda Rey, migrante venezolano, al igual que su pareja. “Cuando nos dimos cuenta de que nos seguían, quisimos cruzar la calle en la esquina de Bulnes, pero el semáforo estaba rojo así que nos detuvimos a esperar. Ahí fue cuando volteé la cabeza y me llegó una patada en el ojo. Yo quedé en shock y Luis me tomó del brazo para que corriéramos”.

Desde la mirada de Luis Martín, la escena fue igual de violenta. “El chabón que atacó físicamente a Rey saltó en el aire. Fue una agresión de tirar a matar, porque la patada iba directo a pegarle a Rey en la cabeza. Casualmente, él volteó la cara y le dieron en el ojo que le quedó hinchado”, cuenta. “Nos insultaron, nos dijeron putos de mierda, entre otras cosas, y dejaron de seguirnos cuando empezamos a correr”.

Ese mismo día, por la tarde, Rey y Luis fueron a la Comisaría Nª 5 de la Policía de la Ciudad a hacer la denuncia que fue tipificada como denuncia “por lesiones leves”. Allí les dijeron que solo a través de la fiscalía podían acceder a un pedido de las cámaras de seguridad de la ciudad para intentar dar con sus agresores, pero que tendrían que esperar al lunes para hacerlo. La denuncia quedó registrada en la Policía y aún esperan la homologación por parte de la fiscalía para poder avanzar hacia la Defensoría LGBT.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí