¿Cuáles son las diferencias entre el shibari y el bondage?

¿Existe una verdadera diferencia entre el arte del shibari y el bondage? Aquí te contamos todo lo esencial que tienes que saber sobre ambas prácticas.

 

Cuando se habla sobre técnicas de restricción en el BDSM (bondage y dominación, disciplina y sumisión, y sadismo y masoquismo), casi siempre los términos bondage y shibari son utilizados como sinónimos.

Es muy normal que, hablando de técnicas de atado con cuerda, se hable sobre bondage. Por otro lado, tal parece ser que el término shibari se encuentra reservado para las técnicas de atado y restricción más complicadas y artísticas. Pero ¿en verdad ambas prácticas solo se distinguen por la complejidad de la técnica utilizada? Te explicamos cuáles son las diferencias entre el shibari y el bondage.

Shibari: el arte samurái. En Japón, durante los siglos XV y XVII, los guerreros samuráis desarrollaron la técnica del hojojutsu. Este método era utilizado para inmovilizar guerreros capturados, así como delincuentes. Cada familia samurái y cada comunidad rural desarrollaba su propia técnica de nudos. Además, existían diferentes nudos que permitían saber a las personas la edad, la clase social, la profesión y hasta el tipo de crímenes del prisionero.

El proceso para inmovilizar a los prisioneros era metódico. Primero se empezaba por el tronco, seguido de las nalgas y el vientre, para finalizar con la inmovilización total del cuerpo. Para cualquier técnica del hojojutsu era necesario seguir tres reglas: no dañar de manera permanente al prisionero; que este no tuviera forma de liberarse; y que nadie que no perteneciese a esa familia samurái o a esa clase social observara la técnica en ejecución.

A finales del siglo XIX surgieron los primeros registros del uso del shibari para fines eróticos. Con estas prácticas llegó otra variante del arte de los nudos japonenes: el kinbaku. A diferencia del shibari, esta nueva técnica no se centraba en el cuidado del anudado, sino en el uso de la presión de los nudos en diferentes partes del cuerpo para potenciar el goce erótico.

Surgimiento del bondage y confusión con el kinbaku y el shibari. El acrónimo BDSM se popularizó en 1969. Este fue tan solo un nuevo término para agrupar diferentes prácticas de bondage y dominación, disciplina y sumisión, y sadismo y masoquismo. Desde ese entonces, el bondage era entendido como una práctica de restricción que por sí misma podía ser erótica o que podía combinarse con otras prácticas de BDSM.

Tanto el shibari como el kinbaku se realizan con cuerdas llamadas asanawa, hechas de fibras naturales de cáñamo o yute. El bondage, por otra parte, no tiene restricciones sobre los materiales a utilizar. El punto del bondage es simplemente restringir y someter. Es por eso que algunas herramientas típicas de esta práctica son las esposas, bufandas, cables, entre muchas otras cosas que se encuentran a la mano en nuestra vida cotidiana.

En el bondage, además, se encuentra muy marcada la dinámica de dominado-dominante presente en la mayor parte del espectro del BDSM. Por otro lado, si bien el shibari y el kinbaku tienen un sujeto que inmoviliza a otro, el punto de estas prácticas no es la dominación. En el shibari, lo más importante es la técnica del anudado. Y en el kinbaku, el foco de atención está en la colocación estratégica de los nudos para causar placer o dolor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí