¿Existe o no la heteroflexibilidad? Esto dice una experta

 

¿Cuántas veces no hemos escuchado la expresión «en esta vida hay que probar de todo»? Pareciera que muchas personas se lo toman muy en serio, y en todos los aspectos de su vida, incluyendo en la sexualidad. Como sabemos, hay tres principales orientaciones sexuales: heterosexual, homosexual y bisexual, aunque esto no signifique que sean las únicas.

Cada una de estas posee características muy distintivas. Los heterosexuales sienten atracción emocional y sexual por alguien del otro género. Los homosexuales tienen atracción por las personas del mismo sexo. Y los bisexuales se sienten atraídos por ambos sexos. Sin embargo, en este ‘abanico’ de atracciones existen algunas prácticas que podrían resultar un poco confusas: una de ellas es la heteroflexibilidad.

Hay quienes consideran que la heteroflexibilidad se trata de un ‘capricho’ o una ‘confusión’ más de los seres humanos. Sin embargo, es una práctica que ha ido en aumento, especialmente desde la apertura de la comunidad LGBT+.

¿Ser heteroflexible es igual que ser bisexual?. El término «heteroflexibilidad» no existe en el Diccionario de la Real Academia Española (RAE); sin embargo, el portal Código Nuevo lo considera como un «comportamiento sexual gay esporádico y espontáneo en personas heterosexuales». Es decir, son personas heterosexuales que se identifican como tal y que pueden entablar esporádicamente relaciones sexuales con personas de su mismo género sin ningún tipo de comprom

iso. Una práctica que es muy diferente al bud sex.

En cambio, la bisexualidad está definida como una orientación sexual de una persona que siente atracción física y emocional tanto por el género masculino como por el femenino. La diferencia radica en que una persona heteroflexible no desarrolla un interés emocional por su pareja ocasional. Además, estas personas no necesariamente se sienten atraídas por alguien de su mismo género, simplemente gustan de los encuentros sexuales casuales.

¿Se está volviendo más común?. La Dra. Karina Téllez, socióloga de la UNAM, argumentó que en los últimos años ha habido una apertura en temas LGBT+. Estos avances han ido eliminando estigmas, lo que ha permitido que los heterosexuales se abran a nuevas experiencias con personas de su mismo sexo, sin que esto ‘modifique’ su orientación sexual.

«La gente ya no es tan cerrada como en décadas pasadas. Hoy una persona heterosexual puede ‘probar’ (como coloquialmente se dice) nuevas cosas, sin que ello signifique que ha cambiado de orientación sexual».

Sin embargo, y pese a la gran apertura que ha habido, los actos discriminatorios por orientación sexual siguen presentes. Esto es otro motivo por el cual los heteroflexibles deciden llevar una vida sexual mucho más discreta que el resto de las personas.

«Las personas heteroflexibles prefieren mantener un perfil más bajo. No significa que no existan, ahí están; sin embargo, evitan cualquier tipo de señalamiento o actos discriminatorios […] no están dispuestos a que su orientación sexual sea cuestionada».

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí