La mayoría de los argentinos prefiere no contarle algunos de sus secretos a su pareja

Lo hacen seis de cada diez. “Esconden” temas sexuales, familiares y sentimentales. El dato surge de una encuesta.

ellos online

 

Un estudio reciente de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) revela que seis de cada diez personas suelen ser reacias a compartir secretos con su pareja. Y que esos secretos tienen que ver, en general, con sus preferencias sexuales. Los especialistas  explicaron que el motivo principal por el que se actúa así es evitar ser juzgados por los demás. El mismo informe revela que muchas veces, la gente prefiere confesarse ante un extraño, que ante su propio compañero sentimental.

El Informe Sinceridad y Vida Privada, fue realizado por el Instituto de Ciencias Sociales de la UADE y en él participaron 800 personas de ambos sexos. Se buscó comprender, desde la propia perspectiva de las personas, qué elementos se ponen en juego al momento de confiar en otros y develar aspectos de la vida privada.

Con respecto al vínculo de pareja, esta indagación mostró algunos resultados curiosos que explican, en parte, cómo funciona ese vínculo. El 59,5 % de los encuestados contestó que prefiere tener secretos con su pareja. Y en cuanto a los temas sobre los cuales tienen más secretos, un 60,9 % dijo que se trata de sus preferencias sexuales o cuestiones vinculadas a la sexualidad; un 59,9 %, sobre cuestiones familiares; y un 56,3 %, sobre sus amores y sentimientos semejantes hacia otras personas.

El estudio también mostró que la pareja tampoco es la persona más elegida como destinatario de secretos. El 82,4 % de los encuestados señaló que prefiere revelarlos a sus amigos, contra un 56,1 % que dijo preferir hacerlo a su pareja.

Sobre este punto, Mirta Goldstein, vicepresidente de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), señala que este comportamiento se debe a que “existe el temor de dañar a la persona que se ama o perjudicar el vínculo si se dice la verdad”. También explicó que “a veces uno va el peluquero y le cuenta cosas íntimas que no le cuenta a su pareja. Todo depende de la persona y el grado de confianza con el otro”.

La investigación de la UADE plantea otro problema interesante con respecto a lo qué se entiende por sinceridad y cómo esta parece estar en un plano distinto al de la intimidad. Por ejemplo, un 79 % de los encuestados muestra afirmó que la sinceridad es muy relevante en una relación de pareja, y el 18 % señala que es bastante relevante. Sin embargo, un 84 % afirma que existen cuestiones que nunca compartirían con nadie. Este alto valor indica reticencias a exponer la vida privada frente a otros, al menos en lo relacionado con cuestiones íntimas.

Entonces, ¿cómo se entiende esta aparente contradicción? El doctor Juan Cristóbal Tenconi, presidente de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA), da una respuesta a esto con este concepto: “Que no lo sepa nadie no significa que estás mintiendo”. Y explica que hay tres niveles de intimidad. La más superficial, que son todas aquellas “cosas que son públicas”; la privacidad, la que “vos querés que la vea sólo una pequeña cantidad de personas”, y la intimidad propiamente dicha, que puede “nunca revelarse” ante los demás, muchas veces por “temor a ser juzgados o excluidos”.

Sorpresivamente, según se desprende del estudio, cuando las personas deciden deshacerse de sus secretos, los sentimientos que experimentan son completamente distintos a los que esperaban. El 40,8 % señaló que, una vez que revela un secreto, se siente apoyado y comprendido; mientras que el 28,2 % expresó sentirse aliviado, y sólo el 11,5 % señaló sentirse juzgado o evaluado.

Por otro lado, un tercio de los participaron aseguró que tiene secretos y que hay cosas que nunca se pueden contar. Esos secretos, mayormente, tienen que ver con el sexo.

A su vez, en un círculo social extendido (más allá de familiares y amigos), aparecen como confidentes el médico (32 %), el profesor (11 %) y el peluquero (6 %).

Con relación a la exposición de la vida privada en las redes sociales, el estudio reveló que el 65 % de los encuestados no expone su intimidad en estos espacios. Y aquellos que sí lo hacen, prefieren Instagram.

Esteban Maioli. investigador principal del Instituto de Ciencias Sociales de la Fundación UADE, opinó sobre este punto que “la mayoría de la gente prefiere contarse las cosas cara a cara”. Y que en las redes sociales se suele mostrar “únicamente los aspectos más positivos de la vida de una persona”. A la vez, el experto marcó una diferencia grande entre grupos etarios: “los más jóvenes son más relajados en este aspecto”.

Comentarios

comments

Navidad en el Bosque

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí