Una nueva enfermedad venérea pone en alerta a Argentina

Es la primera vez que se diagnostica entre los argentinos

ellos online

 

El Ministerio de Salud de Argentina ha emitido una alerta para la comunidad médica: se ha detectado una nueva enfermedad venérea en el país, el linfogranuloma (LGV).

Desde septiembre de 2017 a julio de 2018 se han confirmado 33 casos de LGV, causados al entrar en contacto con las lesiones abiertas de personas infectadas por las distintas cepas de la bacteria clamidia (Clamidia trachomatis) que causa la enfermedad.

Esta enfermedad de transmisión sexual puede cursar de forma asintomática o puede causar úlceras en el pene, el tracto genital femenino, la zona anal o la boca, que aparecen entre los 3 y los 30 días después del contagio. Con el tiempo, las lesiones desaparecen, pero la enfermedad no: el síntoma que sigue es la inflamación de los ganglios cercanos a las úlceras, que se traduce en hinchazón y enrojecimiento de las ingles y supuración de los ganglios linfáticos inguinales.

Según el Ministerio de Sanidad español, “la afectación en el pene puede producir, además, dolor al orinar y secreción de pus o sangre por la uretra”. En el caso de que la úlcera se formara en el recto, pueden tener lugar diarreas, dolores abdominales, problemas para defectar y heces con pus o sangre. El ministerio Sanidad argentino compara estos síntomas con los de la enfermedad inflamatoria intestinal. Además, el linfogranulma puede acarrear malestar general, fiebre, dolor articular y muscular.

Si bien esta es la primera vez que se tiene constancia de la presencia del LGV en Argentina, la enfermedad es endémico en algunos países tropicales de África, Sudeste Asiático, Latinoamérica y el Caribe y también se han diagnosticado, desde 2003, algunos brotes en Europa, América del Norte y Australia. En España, se dio un repunte de la enfermedad en 2012, después de más de 20 años sin casos diagnosticados.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí