Poliamor: cómo funciona una relación de a tres

Simón habla de su vida con sus "dos maridos", como se nombran entre ellos.

ellos online

 

Simón Cazal y Sergio López fueron los primeros extranjeros en casarse en la
Argentina por la Ley de Matrimonio Igualitario. Son paraguayos y contrajeron matrimonio en Rosario, en marzo de 2012.

Un año después sumaron a Adolfo Ruiz a la pareja, con quien conforman lo que llaman una “trieja poliamorosa”, un modo de relación que busca cuestionar la monogamia, el amor romántico y la familia nuclear. Hoy Simón habla de su vida con sus “dos maridos”, como se nombran entre ellos.

El “poliamor” en la Argentina empezó a visibilizarse este año con las “confesiones”
televisivas de personajes del espectáculo. Aunque se usa como sinónimo de relaciones
abiertas, amor libre, polisexo, no implican lo mismo. Lo que esencialmente tienen en
común estos conceptos es que se trata de vínculos no monogámicos que se distancian de
la idea de “fidelidad eterna”.

El psicólogo especializado en diversidad sexual Alejandro Viedma establece la diferencia
entre poliamor y relación abierta.Poliamor es un neologismo que hace referencia a
tener dos o más relaciones sexoafectivas e íntimas que se construyen y perduran
simultáneamente desde el consenso honesto de todos los emocionalmente implicados.
Las personas poliamorosas reconocen que pueden amar y sentirse amadas por más de
una persona al mismo tiempo”, define. En cambio, señala: “En una pareja abierta se
pacta una relación que no implica exclusividad, es decir, se dan permisos para
relacionarse sexualmente con otros por fuera. No necesariamente tienen que conocerse
todas las personas que rondan ese vínculo”.

Simón y Sergio empezaron como una pareja abierta. “Desde el comienzo tuvimos plena
libertad de tener otros compañeros, siempre y cuando la honestidad primara: lo
hablamos, pusimos algunas reglas, desde cómo usar la casa hasta cómo cuidarnos”, dice.
“En ese período conocimos a Adolfo y ahí hablamos entre los tres porque nos atrajimos
emocionalmente. Llegamos desde lo genuino, no sabíamos si se podía”. Se ríe al otro
lado del teléfono desde Asunción, algo irónico, porque desde hace tiempo se anima a
cuestionar los estereotipos. Pese a que Simón es un activo militante, director de la
organización paraguaya Somos gay, no tenía información sobre el tema. “Nos tocó un
poco de investigación, de preguntarnos qué nos pasaba, cómo se nombraba esto en el
mundo”. Así empezaron a adquirir el vocabulario para entender y explicar mejor lo que
sentían.

En 2013 decidieron conformar lo que llaman una “trieja“, al principio sin convivencia y,
cuando la relación fue madurando, unos seis meses después, se lanzaron a vivir juntos.
“Nos cambiamos de casa, porque necesitábamos más espacio, y resolvimos lo logístico
detrás de tomar la decisión emocional. Después empezamos a batallar con la sociedad,
porque es compulsivo el amor romántico de a dos, desde la recepción en los hoteles, por
ejemplo, donde no todos te dejan albergar si son tres; o la cuestión más consumista de
los regalos: todos los paquetes son pensados para dos y celebran el amor en general
heterosexual y para parejas”, relata a modo de ejemplo.

La doctora en Ciencias Sociales del Conicet, Mariana Palumbo, especializada en amor
romántico desde una perspectiva sociológica, reconoce que el poliamor empieza a
estudiarse más en la academia. “Rompe la idea de exclusividad, de un modelo de a dos y
el binarismo que implica que el otro es el complemento”, dice. “Esto que se rompe
permite nuevas formas de relación en las cuales entran más personas. En estos nuevos
vínculos no se deposita todo en una persona amada, no está la idea de entrega total en la
que ahí se proyecta todo: sexualidad, compañerismo, conexión intelectual, afinidad de
gustos. Se habilitan nuevas relaciones con las que se disfrutan cosas distintas.
Entienden que no hay por qué proyectar con todo el mundo lo mismo”. Estos son, en
buena medida, los pilares del amor romántico que empiezan a temblar en estas nuevas
formas de vínculos más abiertos.

Comentarios

comments

Navidad en el Bosque

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí