En Japón hay más de 2 millones de hombres que no han cogido nunca

ellos online

 

En Japón, más de 2 millones de hombres de más de treinta años no han tenido jamás una experiencia sexual con otra persona. Es una cifra que se espera que suba. La mezcla entre la disminución de matrimonios concertados; la relajación de la moral sexual; la hiperindividualización de la sociedad nipona y la caída de la tasa de natalidad está en el origen de este peligroso fenómeno. Basta con pensar en el movimiento incel, los autodenonimados “célibes involuntarios”, que viven su marginalidad sexual como una injusticia que puede ser combatido mediante la lucha armada.

Pero no hace falta que el no coger se  convierta en terrorismo para que advirtamos la amenaza que ello entraña. El carácter profundamente machista, clasista y racista de la sociedad japonesa convierte esta insatisfacción cultural en una bomba de relojería, que se traduce en una multiplicidad de violencias contra las mujeres.

Es cierto que el mundo del cómic no ha sido ajeno a la cara oscura de la sociedad nipona. Mangakas como Shun Umezawa se han encargado de retratar este Japón en Bajo un cielo como unos pantis: donde se entrecruzan historias de acoso, violación, abusos y maltrato. Sin embargo, por desgracia, la mirada crítica es más bien una excepción: el harem, por ejemplo, es un subgénero muy conocido dentro del manga que se dedica a presentar a hombres feos y sin talento que, contra todo pronóstico, tienen un gran éxito sexual. Y más allá del subgénero, es una cliché que puede encontrarse en gran parte del manga y el anime más mainstream: hombres callados y retraídos que acaban atrayendo a chicas explosivas, sexualmente activas y experimentadas.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí