Inventan una máquina de mamadas mediante inteligencia artificial

Sus creadores han analizado 109 horas de pornografía para que el aparato pueda ir cambiando su técnica como lo haría una persona

 

No es la primera vez que Brian Sloan le concede al mundo un invento para cumplir con la que de seguro es una de las fantasías más recurrentes entre el género masculino: poder disfrutar de una ración de sexo oral sin tener que interactuar con ningún otro ser humano para conseguirlo. Antes de esta versión dotada de inteligencia artificial, Sloan ya ha había puesto a la venta modelos más sencillos del Autoblow, la máquina de mamadas.

¿Y cuál es la gran diferencia entre el antiguo Autoblow y el nuevo Autoblow? Pues que este es capaz de sorprender al usuario improvisando, reproduciendo técnicas reales que usamos las personas durante una felación. Todo queda mejor explicado por él mismo en este vídeo.

“En este trabajo buscábamos cuantificar los movimientos ‘comunes’ o ‘típicos’ en el sexo oral practicado a hombres. Para hacerlo, analizamos una base de datos que contenía 109 horas de vídeos pornográficos, anotando la posición de los labios a lo largo del pene en cada fotograma”, explican en el Blow Job Paper, el estudio (no oficial) en el que se basa esta tecnología.

Utilizamos técnicas de cuantización para descubrir dieciséis movimientos diferentes, y usando estos movimientos diseñamos y evaluamos un sistema que procedimentalmente genera secuencias de movimiento reales usando un aprendizaje profundo”.

Por lo que explicó Sloan a Motherboard, realizar esta investigación no fue una tarea fácil: la mayoría de empresas con las que contactó se negaron a realizarlo sin dar más explicaciones.

“Les dije que hiciera un juguete sexual para hombres que se enfocara en recrear la experiencia de la felación, y les pregunté si podían usar la IA para estudiar lo que realmente sucede durante el sexo oral, para que yo pudiera hacer que mi máquina las hiciera como un humano. Eso fue suficiente para hacer que siete compañías me dijeran casi de inmediato que el ‘trabajo no era para ellas’. Cuando pregunté por qué, no querían hablar sobre ello”.

Tras el estudio de esas más de 1200 películas pornográficas las plegarias de quienes tengan unos ahorros y la paciencia de esperar hasta mayo serán escuchadas: el Autoblow A.I. puede encargarse su página de Indiegogo. Y parece que hay bastantes compradores ya: el proyecto ha conseguido un 256% de dinero del objetivo marcado.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí