Axilas. ¿Fetiche en ascenso?

En cuestión de gustos no hay nada escrito y menos a la hora de definir aquello que nos excita o no. Y para la muestra, tenemos la tendencia masculina a dejar crecer el vello de la axila y exhibirlo en las fotos de Instagram, lo cual está ganando muchos adeptos.

ellos online

 

Por curioso que pueda parecer, el gusto por el vello axilar tiene nombre y se conoce como ‘Hirsutofilia’, palabra que, literalmente viene del latín y se traduce como ‘amor por el pelo’.

Como fetiche, el gusto por ver axilas velludas es tan antiguo como la agricultura, sin embargo, sólo en la era moderna se ha investigado sobre el tema y escrito artículos científicos sobre esta parafilia, que no se limita sólo al gusto por ver el vello axilar, sino también por el deseo de oler, tocarlo o incluso lamerlo.

Científicamente hablando, se cree que la existencia de vello (axilar y púbico) tiene que ver con un remanente de nuestra evolución. En la prehistoria, el vello servía para acumular sudor y generar olores intensos que despertaban la pasión en nuestras posibles parejas (loco, pero cierto). Sin embargo, la evolución y el refinamiento de nuestros gustos, ha hecho que la tendencia sea hacia la depilación y el uso de desodorantes… Sin embargo, eso no significa que los olores asociados al vello corporal, hayan desaparecido por completo de nuestros gustos como especie.

Tal vez a muchos les encante meter la nariz y darle una buena olfateada a una axila velluda, y tal vez otros sólo las encuentran sexies para mirar; ¡Pero sea cual sea el caso, muchachos, este post es para ustedes!

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí