Pene gigante de madera será heredado por una orden religiosa de monjes

Un misterioso artista no identificado, de alguna manera logró mover una enorme estructura de madera a la cima del pico de 1,893 metros de altura sin ser visto o levantar la más mínima sospecha.

 

Los excursionistas descubrieron la enorme construcción de madera en forma de pene la semana pasada, en la cima del Monte Oetscher, un pico alpino de 1.893 metros de altura.

La bloguera Marika Roth llamó la atención de las masas cuando publicó fotografías de la traviesa escultura.

Ahora las autoridades están interesadas en establecer la identidad del artista detrás de la escultura, quien se las ingenió para trasladarla e instalarla, sin ser visto, para que puedan decidir qué hacer con ella.

Sin embargo, si sus investigaciones no llegan a nada, es probable que se entregue a los propietarios de la tierra, que se cree que es una orden religiosa de monjes.

En las próximas semanas, los monjes de la Orden del Cister en Lilienfeld podrían “heredar” la escultura.

Desde que Marika hizo circular las imágenes de la obra de arte, la montaña y la región han visto un aumento en el turismo, con excursionistas viajando para verlo por sí mismos.

Los operadores del cercano remonte Oetscher se encontraban entre los que quedaron perplejos ante la estructura fálica, pero están contentos y dando la bienvenida a los visitantes.

Incluso han ofrecido un boleto de temporada para el escultor, que de alguna manera logró subirlo a la montaña sin ser descubierto.

En línea, las personas parecen estar disfrutando de la instalación.

Uno bromeó: “Quienquiera que haya logrado llegar allí realmente ha demostrado ser un hombre de algún tipo”.

Otro preguntó: “En lugar de una cruz de cumbre, ahora tenemos penes de cumbre?”.

El pene Oetscher no es la única controversia fálica que excita a los austriacos este año.

En abril, una estatua gigante se encontró junto a una capilla en la ciudad de Traunkirchen, con una dura oposición por parte de los miembros de la iglesia local.

Fue erigido en el jardín del comerciante de arte local Juergen Hesz, junto al sendero del “Camino de la Cruz”, lo que enfureció a los lugareños.

El alcalde Christoph Schragl y Hesz finalmente decidieron cubrir la estatua del pene con una sábana de lona con forma de condón para complacer a la gente mojigata.

Pero Hesz se rió por última vez cuando agregó una cita famosa del filósofo alemán Friedrich Nietzsche: “Gelobt sei was hart macht” (“Alabado sea lo que te endurece”): a la lona.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here