La heterosexualidad no existe

Un experimento de la Universidad de Cornell (EE.UU.) nos obliga a repensar todo lo que prensábamos sobre la sexualidad.

 

Un trabajo reciente dinamitó varias creencias sobre la heterosexualidad de maneras que nadie esperaba.

Se publicó en la Revista de psicología social y de la personalidad y estuvo orientado a mirar la respuesta de las mujeres y los hombres ante distintas variantes de contenido pornográfico.

¿Qué descubrieron? Que más allá de cómo las mujeres se asuman (hetero o gay) su cuerpo responde positivamente al sexo hetero o gay.

Esto significa que la sexualidad de las mujeres no es tan estricta como un podría pensar.

Ritch Savin-Williams, director del Laboratorio de Sexualidad y Género de la Universidad de Cornell, en el que se hizo este experimento, explicó más detalles de su trabajo: “Es básicamente un estudio que valora la orientación sexual mirando las pupilas de los ojos, y analizando si se dilatan o no. Uno no puede controlar eso”.

Esencialmente, su trabajo busca una forma de analizar la sexualidad sin tener que confiar en lo que pueda decir la persona al respecto.

Según la lógica popular, la sexualidad se divide entre heterosexual u homosexual (la bisexualidad recién fue empezada a ser tenida en cuenta recientemente).

Y también existe la idea de que las orientaciones sexuales están bien separadas entre sí y que son estáticas.

Sin embargo, los resultados del estudio de Savin-Williams va en contra de esta idea, aunque él no está sorprendido de que la sexualidad es algo un poco más complejo.

“No me sorprende”, dijo. “Estamos queriendo comprender cómo la gente es en realidad. A veces, pareciera que la gente es de cierta pero tiene que declararse de otra, y eso confunde”.

Según él, esto se debe a restricciones sociales, las normas tácticas o no que moldean nuestra vida en sociedad.

“Conocemos a esa mujer que gusta de los hombres, pero que si aparece la mujer correcta es capaz de probar. Pensábamos que era un fenómeno exclusivamente femenino”, explica Savin-Williams.

En su estudio, le mostraron a hombres heterosexuales una imagen de una mujer masturbándose y reaccionaron como se esperaba… pero cuando le mostraron imágenes de un hombre masturbándose sus pupilas también se dilataron, una la evidencia fisiológica de que no todos los hombres son gay, hetero o bi, según los investigacores.

Los hombres tienen tanta basura cultural metida en la cabeza, que incluso si les atrae otro hombre, jamás lo dirán”, dice Savin-Williams y concluyó: “Veo que estos límites se están corriendo, en ambos sexos. Probablemente sea algo bueno, porque daremos a las futuras generaciones más diversidad, más opciones y les quitaremos la presión de tener que encajar”.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here