Por qué hay que abrazarse más: las emociones cuidan tu salud

La comunidad científico-médica acepta que una vida social activa, recibir y dar abrazos, y hasta disfrutar del trabajo son algunos de los "factores protectores".

 

El impacto de las emociones en el cuerpo es cada vez más investigado y aceptado por la comunidad científica. Tener una vida social activa, recibir y dar abrazos, besos, una sexualidad coherente a los deseos y disfrutar del trabajo son algunos de los “factores protectores” que estimulan una neuroquímica favorable para la salud como la producción de dopamina, oxitocina o serotonina.

“Las emociones son procesos influidos por nuestra historia personal y evolutiva que nos atraviesan en forma imprevista tanto por la mente como por el cuerpo y originan cambios fisiológicos y comportamientos que nos llevan a la acción”, aseguró  la médica ginecóloga Florencia Salort, especialista PNIE (psiconeuroinmunoendocrinología).

“Cuando se producen emociones activamos diferentes centros del cerebro que liberan sustancias, neurotransmisores y neurohormonas, que originan cambios en nuestra psiquis, cuerpo y órganos; en definitiva en nuestra fisiología y que pueden producir, perpetuar, provocar o gatillar la mayoría de los síntomas o enfermedades que padecemos”, describe Salort.

La neuroquímica de los pensamientos. La especialista sostiene que, además de las emociones, las creencias también inciden en la salud. “Son pensamientos y dichos que vamos creyendo de nosotros mismos o de los otros a través del tiempo, o determinadas cosas que identificamos como verdades absolutas y que condicionan nuestros comportamientos, sentimientos y emociones”.

“Las creencias habilitan emociones y sentimientos que producen que el cerebro genere una neuroquímica que la acompañe. Si estoy segura de que me voy a enfermar cada vez que me vaya de vacaciones porque ‘siempre me enfermo’, mi cerebro va a generar mayor estrés (generando cortisol), lo que va a ayudar a deprimir mi sistema inmune y probablemente me enferme”, explica.

Comentarios

comments

Compartir
Artículo anteriorSi me querés, quereme trans
Siguiente artículoLeo, el jugador de la ‘D’, que merece una ‘A’
Fundador de Lgcba.com. Interesado por todo lo relacionado a recursos humanos, turismo, los medios digitales y el marketing digital. Consultor / asesor en proyectos apuntados al segmento LGTTB

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here