El restaurante donde puedes comer desnudo para liberar tu mente

Nudista funcionan para este tipo de lugares, por lo que los cocineros están vestidos… los meseros no, pero cubren sus genitales.

 

Cuando quieras aprobar una materia difícil, estudia con una bata de doctor puesta. ¿Por qué? porque esto te ayudará a mejorar tu atención de manera exponencial y a concentrarte mucho más a la hora de retener datos. Aunque lo estés pensando en este momento, esto no es una broma ni una ocurrencia. Recientemente, The Journal of Experimental Social Psychology dio a conocer un experimento elaborado por la Northwestern University donde lo comprueba.

Con una muestra de 58 estudiantes, a unos se les dio ropa de calle y a otros batas de médicos. Luego de realizarles un test de atención, los resultados fueron contundentes: quienes llevaban el uniforme médico sacaron mucho mejores resultados que los que no.

“Me encanta la idea de tratar de averiguar por qué, cuando nos ponemos ciertas prendas de vestir, podríamos tener más fácilmente en un papel y cómo eso podría afectar nuestras capacidades básicas”, dijo para el New York Times , Joshua I. Davis, profesor de psicología, a propósito de la prueba.

Más allá de los obvios prejuicios sociales sobre la ropa y el conocido “como te ven, te juzgan”. ¿De qué manera lo que vestimos modifica lo que concebirnos a nosotros mismos? Más aún… ¿qué pasaría si no existieran estas determinaciones?

Hay una divertida y extraña manera de saberlo. No se trata de un pueblo alejado, ni de una playa destinada para ello, en el corazón de Londres, vio la luz un restaurante que desafía todos los prejuicios y normas de etiqueta del mundo. Es el primer lugar del planeta donde se puede comer completamente desnudo… natural, puro y fundamental.

Las reglas:
No fotos
El celular se queda en los vestidores.
Usar toalla al sentarse.
A la hora de comer, tapar genitales con servilleta.
No incomodar con miradas

¿Cuánto cuesta? Según el platillo, los precios de este excéntrico lugar van de los 80 a los 95 dólares.

¿Qué hay de comer? En The Bunyadi la comida es punto y aparte. Acorde al ambiente de naturalidad propio del concepto de la desnudez, la comida que se sirve es cruda y orgánica. Puedes encontrar desde hummus con tomate almendras y carne; disfrutar de exquisitos platillos con salmón y cebiche o, para el postre, un Fig & Dark Velvet Avocado Cacao Mouse, servido con un toque de vainilla. También hay un menú para quienes son veganos.

¿Quién no querría comer en el primer restaurante nudista del mundo? Fue lo mismo que se preguntaron las casi 50 mil personas que se apuntaron en la lista de espera semanas antes de su inauguración, según datos del propio restaurante, la mayoría de los interesados eran mujeres.

Es cierto que esta dinámica de libertad podría parecer higiénicamente riesgosa para algunos; sin embargo, las normas de la Asociación Americana de Recreación Nudista funcionan para este tipo de lugares, por lo que los cocineros están vestidos… los meseros no, pero cubren sus genitales.

Dividido en No-Naked, quienes aún no se animan a quitarse completamente la ropa que pueden permanecer en bata y pantuflas, y los Naked and Pure, los más desinhibidos, que se pavonean en el “sendero de la pureza”

Este proyecto nace del colectivo artístico Lollipop. Su fundador, Sebastian Lyall, sostiene que su tarea es crear atractivas experiencias de inmersión. Entre los proyectos más sobresalientes, realizó el ABQ Londres, un bar inspirado en la serie “Breaking Bad”.

Tal como en la serie, el spot era un remolque móvil acondicionado como la fábrica de las metanfetaminas azules de Walter White. Por unos 42 euros, los asistentes aprendían a elaborar sus propios cocteles, los cuales, eran especialmente llamativos por los colores y la explosión de vapor que emitían.

Ambos proyectos fueron efímeros. Sólo unos meses duró ABQ, y también fue el caso de The Bunyadi; que abrió en junio y cerró en agosto del año pasado. Sin embargo, su éxito fue tal que actualmente se encuentra recaudando fondos para su reapertura en unos meses.

 

Quizá no se te haga atractiva esta opción gastronómica, según los propios usuarios del lugar, la experiencia fue agradable y cómoda. Puede que pienses que es algo demasiado extremo y sólo para quienes están totalmente libres de prejuicios, pero no hay mejor manera de liberarse de ataduras que rompiéndolas.

La comida es mucho más que minutos de cocción, gramos e ingredientes. Está involucrada de manera total en nuestra vida diaria, es parte de nuestra manera de ser y de pensar. También marca la diferencia entre culturas.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here