Conocé cuánto debe durar tu siesta según la edad que tengas

El descanso a la tarde ayuda a recargar energías para continuar las actividades, pero el "tiempo justo" varía según el caso.

 

Para muchos es una pausa obligada en el día, otros la añoran pero no tienen tiempo de parar y algunos directamente la pasan de largo. La siesta podría ser un importante espacio de reposo o reducir lucidez e incluso generar más cansancio. ¿En qué varía? Básicamente, en el tiempo que se destine a dormir según la edad y las obligaciones de cada individuo.

Está científicamente comprobado que para mantener el cerebro activo hay que dormir y hacerlo en condiciones óptimas para lograr un descanso que sea productivo. Un equipo de investigadores chinos, encabezados por el doctor Junxin Li, quiso indagar acerca de las variaciones en los rendimientos mentales de 3.000 adultos mayores de 65 años. Para saberlo, promovió un estudio en el que consultó si los participantes dormían siesta o no y, en caso de que lo hagan, por cuanto tiempo se extendían.

Durante el trabajo, respondieron preguntas sencillas como la fecha y estación del año y resolvieron problemas matemáticos básicos para ser examinados respecto a su salud mental. Al mismo tiempo, se les solicitó que memorizaran palabras, que copiaran dibujos de figuras geométricas simples y se les preguntó por sus hábitos de descanso en horas de la noche.

Ese sencillo examen mostró que la cantidad de tiempo ideal de siesta en los adultos es de una hora. Y que tanto las personas que no dormían como aquellos que destinaban escasos o excesivos minutos al descanso diurno, experimentaron disminuciones en sus habilidades mentales si se los comparaba con quiénes habían reposado durante 60 minutos.

En tanto, los participantes que no tomaban una siesta como hábito o lo hacían más esporádicamente mostraron una rapidez mental correspondiente a la de una persona de 70 años, es decir, de alguien cinco años mayor. Lo mismo pasó con los individuos que dormían más o menos de una hora.

En los adultos de entre 18 y 40 años los tiempos son diferentes. Las siestas deben durar entre 15 y 40 minutos y el horario justo para hacerlo es el de las 14.00. Según pudieron determinar en el trabajo, las siestas cortas en ese horario o en la franja que va de las 13.00 a las 16.00 ofrecieron una sensación de rejuvenecimiento y los ayudaron a recargar energía para continuar con el desarrollo de las actividades diarias.

Los jóvenes, contrariamente, mostraron que los descansos más prolongados -entre una y dos horas- no les generan un mayor bienestar sino efectos que pueden ser perjudiciales. De acuerdo a lo señalado por los especialistas, en estos casos lo que se busca es “atravesar un ciclo completo de sueño para aliviar una cantidad significativa de deuda en el descanso” pero en muchas ocasiones no se logra y el reposo extendido genera más dificultades a la hora de retomar la rutina.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here