Consejos para dar y recibir mayor placer en tus relaciones sexuales

 

Además de la zona genital, te has preguntado ¿qué otra área del cuerpo tiene un alto nivel sensitivo y erótico que genere placer?. Se dice que el máximo órgano sexual es el cerebro, dado que aprende que zona es más y menos sensible cuando de placer se trata.

Esto se descubre con la autoexploración, y luego se comparte con nuestra pareja al momento de tener relaciones. Ejemplo de esto es cuando le dices a tu chico, “por ahí no, mejor hazlo así que me gusta más”.

La autoexploración nos hace caer en cuenta que es lo que nos gusta y como nos gusta. Y estas áreas que nos hacen activar eróticamente, las cuales conocemos muy bien las llamamos zonas erógenas.

Sobra decir que el pene es la mayor fuente de placer. Esto se debe a que en el se encuentran un alto nivel de nervios sensitivos los cuales nos hacen gemir y estallar en deseos incontrolables cuando entran al juego. ¿Pero has considerado otras zonas del cuerpo?

La piel. Aunque no es específico, pero la piel contiene infinidad de nervios sensitivos que pueden provocar máximo placer, las áreas propensas a ser clasificadas como erógenas serían en el cuello, las axilas, los costados del tronco y la parte interna de los muslos.

Cuero cabelludo. Puede resultar extremadamente relajante, pero si se acompaña de caricias en otras partes del cuerpo puedes tener resultados muy “cachondos”… sobre todo si te agarran por allí cuando tu macho está dentro de ti.

Labios. Por lo general son los primeros en estimularse con besos y caricias para después continuar con el resto del cuerpo. Contienen alta cantidad de fibras nerviosas que los hacen ser de los protagonistas en la estimulación sensual.

Oídos. Para muchos esta zona es extremadamente sensible, puede llegar hasta ser inaguantable. Además, mezclar el estímulo táctil con susurros o “ruidos” eróticos puede ser un potenciador inigualable.

Cuello. Esta área hasta llegar a la clavícula es muy sensible y difícil de pasar de una excitación fuerte al acariciarla.

Produce sensaciones muy cercanas a la de los genitales y puede llegar a erizar la piel.

Hay que tener cuidado con las mordidas o estimulaciones fuertes, ya que como tiene una alta cantidad de vasos sanguíneos es muy factible dejar huella y moretones antiestéticos.

Lengua. Contiene glándulas muy sensibles capaces de sentir y dar placer. Úsala con frecuencia.

Ano. Esta zona está completamente tupida de terminaciones nerviosas que van desde el perineo, escroto, labios y zonas vecinas, lo cual hace que el placer se expanda prácticamente por toda la pelvis.

Pezones. También esta zona se encuentra llena de nervios que al tacto incrementa la sensibilidad. Se habla de personas que han llegado al orgasmo con el simple estímulo de los pezones.

Pies. Los pies resultan ser especialmente atrayentes para muchas personas, además que la planta cuenta con nervios con sensibilidad especial que llega a ser sumamente sensual. Inténtenlo.

Piernas y nalgas. ¡De esta parte todos los hombres somos unos expertos!
Esta zona es muy extensa por lo cual puedes jugar un buen rato estimulando e incrementando la respuesta sexual y el erotismo.

Como ves existen muchas partes del cuerpo que puedes explorar para mantener vivo el erotismo entre tu pareja y vos.

Recuerda que la comunicación y la creatividad son dos pilares en el juego erótico, si sabes dar variedad a tus encuentros sexuales, tienes tiempo de sobra para ambos sean felices.

Comentarios

comments

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here