Scrotox: la última locura del bótox

Si las mujeres recurren a la cirugía íntima para rejuvenecer sus genitales, ¿por qué no habrían de hacerlo también los hombres? El objetivo, conseguir un escroto sin arrugas. Los expertos nos lo cuentan

 

Las tendencias estéticas no son solo cosa de chicas. Los hombres también tienen las suyas y desde Estados Unidos nos ha ido llegando un nuevo fenómeno que ha hecho que ellos se vayan sumando poco a poco a la moda. Tiene que ver con el bótox y no, no es facial

Cuesta unos 3.200 euros y no se pueden tener relaciones sexuales en seis semanas

Se trata del “Scrotox”, una intervención estética basada en inyecciones de bótox en la zona del escroto con el objetivo de disminuir las arrugas de la zona y conseguir que parezca más grande.

El procedimiento es muy rápido, en apenas 45 minutos el paciente está listo para marcharse. Eso sí, según explican los expertos, las arrugas no presentan una mejoría considerable, aunque sí se acaba con los problemas de sudoración y con un agrandamiento de esta parte del cuerpo relajando los músculos.

No obstante, en el último año no ha dejado de crecer la demanda estadounidense y cada vez son más los hombres que acuden a las consultas de medicina estética a informarse sobre el procedimiento a pesar de que el 90% de los que se someten a estas inyecciones no quedan satisfechos.

Una sensación que los especialistas achacan a la obsesión relacionada con el tamaño del pene, y que como explican a distintos diarios americanos, podría ser más bien un síntoma de un problema psicológico en muchos de los casos.

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí