Un príncipe saudí matará a su caballo por «homosexual»

Arabia Saudí ejecuta cada año entre 25.000 y 35.000 animales por ser sospechosos de ser homosexuales

 

El presidente del Comité para la Propagación de la Virtud y la Prevención de Vicios, el jeque Abdulrman Al Salad, afirma que «la homosexualidad es una enfermedad de la que la ciencia sabe muy poco», por eso, «hay que tratar de evitar su propagación a toda costa»; y una de las prevenciones que se estilan en Arabia Saudí es el sacrificio de todo ser que demuestre amor por seres de su mismo sexo.

Con estas premisas, se sacrifican en Arabia Saudí entre 25.000 y 35.000 animales cada año. El caso de un caballo de carreras de gran valor, unos 12 millones de dólares, ha sacado a la luz estas barbaries que están a la orden del día en los países árabes.

El príncipe saudí Alwaleed bin Talal era el dueño del caballo árabe de pura raza. El semental había ganado muchas carreras y había hecho a su dueño conseguir una fortuna de seis millones de dólares sólo con su última exhibición, el Campeonato Nacional de Arabia. Pero los logros de este equino no le sirvieron de nada cuando los empleados del príncipe observaron al caballo, de cuatro años de edad, tratando de copular con otros caballos machos.

Aunque han sido muchos ganaderos europeos y americanos los que se han interesado en comprar el ejemplar de pura raza del príncipe saudí, éste se ha negado a venderlo. La sentencia de muerte del caballo fue firmada y publicada en televisión para que el rechazo hacia la homosexualidad en Arabia Saudí quedara aún más patente. El equino todavía no ha sido ejecutado.

La organización PETA, que lucha por los derechos de los animales, ha denunciado estas prácticas. Janet McIntyre, la portavoz, explicó que «perros, gatos, camellos y caballos son apedreados hasta la muerte o decapitados delante de multitudes». Contrariamente, Abdulrman Al Salad cree que «hay que garantizar la pureza de nuestra tierra sagrada».

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí