Flower print: las flores invaden los estampados en las prendas masculinas

Esta temporada, las flores vuelven a ser cosa de hombres.

 

A la hora de vestirse, los argentinos suelen ser más clásicos y menos arriesgados que, por ejemplo, los europeos. Sin embargo, en Córdoba, los hombres trendy (los que están más a la moda) son de armas tomar y se animan a incorporar las nuevas tendencias.

Por caso, la estampa floral, la preferida para esta temporada primavera-verano. Los cordobeses ya la incluyen en pañuelos, shorts o camisas, complementando su atuendo con colores lisos, sobre todo para asegurarse que el look sea el acertado. Aunque también están los más arriesgados, que hacen de esta tendencia una máxima.

Como se sabe, la moda siempre vuelve al pasado. Así las cosas, el flower print no es nada nuevo. Al respecto, la asesora de imagen María Florencia Soto confirma que para esta temporada, los diseñadores miran y recuperan la década de los ‘70, una de las más ricas en cuestión de moda y también de las más copiadas de la historia. Aquellos atuendos mixturaban estilos boho, country y disco, integrándolos para crear estilos muy originales y descontracturados.

Pero esa época no fue los única que le echó mano a las flores. “El estampado floral ha tenido su lugar a lo largo de la historia de la moda dentro de numerosos movimientos y estilos. En el siglo XVII era el leitmotiv de artistas, tejedores y bordadores. Lo mismo que en el XVIII y en el XIX, con el Romanticismo”, detalla la experta en moda.

Animarse a usar el estampado floral, en general, ya es parte del estilo masculino, aunque muchos lo sigan considerando propio del vestuario femenino. Esta tendencia se puede centrar en los detalles del atuendo, como una corbata o un pañuelo asomando en el bolsillo del blazer en los estilos más formales, o en las mallas, remeras o camisas para un estilo casual, siempre combinados con unos mocasines náuticos o zapatillas.

La actualidad de la moda está más que nunca en constante evolución y la diversidad de los públicos cada vez es más ambigua y ecléctica. “El estilo masculino no es la excepción. Por el contrario, transgrede y rompe moldes y prejuicios. Ya no hay colores ni combinaciones imposibles para ellos”, resume la especialista. / diaadia

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí