Los mitos que rodean a las personas bisexuales

La bisexualidad es la atracción afectiva o erótica que pueden tener las personas hacia hombres o hacia mujeres, no necesariamente al mismo tiempo como la mayoría de las personas piensan.

 

La celebración de Día Internacional de la Bisexualidad surgió como una respuesta a la marginación que recibían los bisexuales, por parte de homosexuales y heterosexuales, esta fecha se conmemora desde 1999, cuando se unieron los activistas estadounidenses Wendy Curry de Maine, Michael Page de Florida y Gigi Raven Wilbur de Texas.

La escala de Kinsey, creada por el biólogo Alfred Kinsey, expone una tabla que establece el grado de heterosexualidad u homosexualidad. La bisexualidad se encuentra en el rango 3, es decir, sí existe, no es una confusión, esto según datos del sitio Zike Psicologia.

Por esta y otras razones es que a continuación te dejamos un listado de los mitos que se han generando en torno a esta práctica sexual y así echar abajo los tabús que existen sobre las personas bisexuales.

La bisexualidad no existe. Hay quien cree que eres homosexual o heterosexual, pero la realidad es que estudios científicos y psicológicos señalan que sí hay personas que se sienten atraídas por ambos sexos, incluso el famoso Sigmund Freud aseguraba que el ser humano es bisexual por naturaleza.

Los bisexuales son más promiscuos. Para empezar tendríamos que definir la promiscuidad como una valoración moral negativa, diferente a la monogamia. Saber que un bisexual gusta de ambos sexos hace pensar que todo el tiempo brinca de una cama a otra, lo que no tiene que ser así.

Son infieles por naturaleza. La fidelidad sexual es una decisión personal y voluntaria que no tiene que ver con la orientación sexual. Ni un bisexual es infiel ni un heterosexual es fiel sólo por su condición.

Están confundidos. La presión social para que un bisexual se defina como homo o heterosexual es fuertísima, nadie comprende que te gusten ambos sexos, pero la realidad es que el elegir dos opciones es parte de su naturaleza y con ello desarrollan su personalidad integral.

Son inmaduros. Hay tesis biológicas que señalan que la conducta sexual pasa por un momento de indefinición así que las personas bisexuales podrían haberse quedado en esta etapa; sin embargo, la confusión o inmadurez no tiene que ver con ser bisexual.

Son vehículos de ETS. El mito se genera en la década de los 80 cuando se creía que hombres heterosexuales se contagiaron del SIDA por los hombre bisexuales, lo cierto es que la “promiscuidad” no es la causa de estas, lo es las prácticas sexuales sin protección.

Los bisexuales niegan su homosexualidad. La bixexualidad es una orientación sexual legítima y reconocida, pero no significa que quien lo es no esté dispuesto a aceptar que es lesbiana u homosexual, no, es bisexual.

Los bisexuales son en su mayoría hombres. De hecho, la mayoría de los estudios afirman que según una estadística existen más mujeres bisexuales que hombres, inclusive en otros análisis se asegura que hay más mujeres bisexuales que lesbianas.

Son aceptados por los gay. La población bisexual es la más discriminada por los mismos homosexuales y lesbianas.

Hay más gays que bisexuales. Un estudio realizado en 2009 por la Universidad de California demostró que el 55% de la población LGBT de EU se identifica como bisexual, el 45% como gay o lesbiana.

Aman los tríos sexuales. Es común que por pensar en que les gustan ambos sexos se crea que siempre están participando en tríos, pues no, si se establecen con una pareja monógama se comportarán igual que un homosexual o heterosexual con ella. /upsocl

Dejar respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí